En el año de 1926, nuevamente la guerra de los Cristeros provocado por el problema Estado-Iglesia y llega el momento de cerrar los templos de todo el país, Cananea no es ajena a esto.

  El sacerdote Ignacio María Cárdenas había asistido esta Parroquia de los años 1908 al 1910, sucede que el mismo….. año año llegó  a suplirlo el Padre Jesús Ramírez quien a la vez es cambiado el mismo año de 1910; el año de 1913 llega el Padre Vicente Guzmán, saliendo el mismo año; en el año de 1914 regresa el Padre Cárdenas y se sostiene hasta el año de 1917 y otro lapso de tiempo más de 1917 a 1918,; el mismo año de 1918 regresa el Padre Jesús Ramírez y dura hasta el año de 1919, nuevamente lo reemplaza el Padre Cárdenas.

Tal vez por baber estado en varias ocasiones el Padre Cárdenas fue tan recordado por varias generaciones de cananenses- y para el año de 1920 ya estuvo de nuevo el Padre Vicente Guzmán; también en ese mismo año llega a Cananea Juan el Grande, el inmenso Juan Navarrete y Guerrero y por último nuevamente tenemos al Padre Vicente Guzmán quien es el encargado de la Parroquia hasta el año de 1926, hasta los días en que el Gobierno cierra las iglesias.

Así que en ese lapso, las ya casi viejas paredes de lo que se pretendía que fuera un gran templo, ahí quedaron; el tiempo y el hombre comenzaron a destruirlo, era imposible hacer nada, primero por la situación creada por la Guerra de los Cristeros, segundo porque la empresa minera pasaba por difícil situación económica y tercero porque la promotora de su construcción, doña Mary Proctor Greene, tal vez temía que cualquier trabajo sería inútil, pues como estaban las cosas, no se podía hacer nada.

¿Que sucedió con el pequeño templo de madera?

Según testimonios, cuando se supo que se cerraría el templo, algunas buenas personas lograron sacar varias reliquias y algunos santos de bulto y cuadros que adornaban el edificio.

ASÍ DURÓ ESTE RECINTO DE DIOS CERRADO

En 1930, la Empresa Minera cierra la última mina, de las viejas, era el dia primero de agosto de 1930, paraba la mina de El Capote15, cientos de hombres sin trabajo, no hay para vivir, los hombres se organizan y nace el Sindicato de Oficios Varios «Nueva Orientación».
Desde el año de 1926 se iniciaron los movimientos para organizarse en sindicato y fue en el año de 1930 en que llegaron a la feliz realización.

La mayoría de los socios del nuevo Sindicato, eran los llamados «Silicosos», eran aquellos hombres que habían salido «cascados» de las minas y la Empresa no les había reconocido sus enfermedades causadas por la sílice de las minas; no reconocía que sus pulmones quedaban destrozados.

Asi que aquella Unión de «cascados» que no tenían una fuerza poderosa para reclamar sus derechos y no teniendo un local para efectuar sus juntas, se dirigieron al gobierno de Sonora y lograron que se les diera el edificio que había sido la iglesia Católica de Cananea, y fue el día 27 de agosto de 1935 en que la organización inauguró el edificio;con un sonado baile asistieron cientos de gentes; la orquesta que actuó en el baile se colocó en el lugar que había sido el coro del templo.

1935-1937-1937 las asambleas las juntas, los bailes; si ahí donde media docena de años de antes se oficiaba la Misa, ahí se organizaban nutridos y a veces escandalosos bailes. Quien esto escribe fue testigo de esto pues mi padre me lleva en en algunas ocasiones a las reuniones que había y algunas veces me tocó presenciar, pues a mi padre le daban comisiones como las de vender el boletaje para el derecho de baile o en la vigilancia para que hubiera orden en el salón, y si no lo hacía, pues a sufir la falta de aquellos centavos que los «Cascados» recibían del Gobierno del General Cárdenas, como ayuda mientras se resolvía la situación legal de sus demandas contra la Compañía 4C, la Cananea Consolidated Copper, Co.

!930, “la empresa minera cierra la última mina, de las viejas, era el día primero de agosto de 1930, paraba la mina de el Capote 15, cientos hombres sin trabajo, no hay para vivir, los hombres se organizan y nace el Sindicato de Oficios Varios Nueva Orientación”.

Fue el día 3 de mayo de 1937, día de la Santa Cruz, cuando a Cananea llegó esa orden de abrir el templo católico y fue la recordada señora Dona María Ester Oviedo Vda. de Cordero quien abrió las puertas de la iglesia y solicitó a algunos de los hombres que la acompañaban, que subieran a la torre de la iglesia actual- ya tenía las campanas- para que repicaran y pusieran a vuelo las campanas para avisar al pueblo todo. Después de aquellos actos, el pueblo en masa que había concurrido a la apertura del templo, llevó una orquesta local y por largas horas estuvo festejando lo que se consideró el triunfo de la razón, el triunfo de Cristo.

Al regresar el Padre Ricardo Monge Valenzuela a Cananea, después de haber andado huyendo largos meses en compañía del señor Obispo de Sonora, Don Juan Navarrete y Guerrero y aquel heróico grupo de sacerdotes, por las sierras de todo Sonora; el Padre Monge rechazó volver al antiguo templo, pues consideraba que el mismo había sido profanado, y se dio a la tarea de seguir la construción de aquel templo inconcluso de ladrillo, y así los primeros oficios los celebró en otros lugares ajenos al templo, como casas de particulares; y fue en el templo, hasta que estuvo techada una de sus naves, la que no tenía piso, solamente de tierra; así se comenzaron a efectuar los servicios religiosos después de aquella guerra fraticida que fue conocida con La Guerra de los Cristerios.