El sacerdote investigador de la historia regional de Sonora Flavio Molina Molina se dio a la tarea de formar Un sencillo compendio pero muy valioso de los nombres indígenas de Sonora y su traducción al español.
la primera y única edición del autor, fue en Hermosillo, en el año de 1972.

“El diccionario de nombres indígenas que ofrezco al lector, contribuirá un tanto a descifrar los significados de algunos puntos geográficos del Estado de Sonora. No pretendo dar el sentido exacto a cada nombre, pues penetrar y declarar las significaciones que los aborígenes dieron a los puestos que ocuparron, es intrincado y difícil, ya que muchos de ellos pueden tener hasta tres interpretaciones diferentes.

La lista de nombres, en su mayoría procede de las lenguas hermanas ópata, pima, tarahumara, y cahíta, que a mi juicio son dialectos de una lengua primitiva que forma una sola familia, la familia sonorense.
Por lo tanto, tras de haber tenido dificultad para conseguir cuatro o cinco gramáticas y léxicos de esas lenguas, no obstante que son muy parecidas, me ha sido muy laborioso el estar consultándolas a cada paso.
Por otra parte, he recurrido a personas de origen mayo y yaqui en demanda de ayuda, y me han respondido. `Su trabajo, padre, es difícil, pues se trata de nombres antiguos, mejor sería que consultara a yaquis o mayos ya viejos’ .

La razón es que muchos nombres indígenas, como sucede en todas las lenguas, con el transcurso del tiempo sufrieron cierto proceso de suvización, primero en boca de los mismos indígenas, y luego muy marcadamente en boca de los extranjeros españoles, cuyas palabras indígenas trataron de pronunciar a su modo, de tal suerte, que actualmente la generalidad de los nombrs geográficos indígenas de Sonora no responden exactamente a sus primeros orígenes, tenemos por ejemplo:

Xunuttatzi, palabra indígena ópata que los mismos indígenas abreviaron diciendo xunutta; más tarde los españoles prounciaron Sonora, señora; los mismo ocurrió con la palabras Piaztic, los pimas la suavizaron diciendo Pitic.

Más tarde algunos españoles pronunciaron Pitiqui, otros Pitqui; otro tanto sucedió con Vatmuco, Batuc. Acotzi Aconchi. Muubam, Movas; Arihpa, Arizpe”.

He aquí algunas traducciones.
Bichi: Desnudo
Bichicori: Seco; dícese también de la persona que es flaca.
Caita: De las lenguas cahitas (yaqui-mayo): Nada, no hay.
Copechi: Luciérnaga
Guachapori: Toboso, cardo; es una bolita espinosa del tamaño de un chilicote, que produce la chicura, se enreda a la crin y cola del ganado.
Jécota: Arbusto.
Mochomo:Hormiga arriera.
Saruqui: Del ópata: eruqui; cosa que se astilla o se quebraja.
Sonora: Xunut, el maíz, se pronuncia sciunut; esta palabra pertenece a la primera de las diez declinaciones que tiene la lengua ópata, y se declina del siguiente modo: