Periódicos, revistas, panfletos y apuntes apilados en columnas es lo que invade una 99% del escritorio de José Rafael Aguirre, el cronista de Hermosillo, quien a pesar de ser una gran aficionado a este género literario y periodístico nunca se imaginó que ocuparía el cargo de narrar el crecimiento y los acontecimientos que marcan a esta ciudad, pero también lo cotidiano de su gente. “De hecho cuando llegaba a una ciudad o alguna población, casi siempre mi plática con las personas que trataba, era preguntarles de la historia, los detalles de la ciudad”, así lo recuerda Rafael Aguirre.

Han pasado 67 años desde que el límite norte de la ciudad era la calle Morelia, tiempo en el que la colonia San Benito vio nacer a quien se convertiría en el actual cronista de Hermosillo, barrio que por su gran tradición fue su primera fuente de conocimiento acerca de esta ciudad, sin embargo, no fue en la capital sonorense donde nació su inclinación a la crónica, sino en la ciudad donde se creó una de las bebidas predilectas de los hermosillenses, Tecate, pues fue viviendo en aquella frontera bajacaliforniana, donde a través de un programa de radio se le dio la oportunidad de hablar de dicha ciudad.

De regreso a Hermosillo, a raíz de la campaña de un candidato que posteriormente logró ser un polémico presidente, Rafael Aguirre continuó con su afición de cronista. “Cuando Carlos Salinas de Gortari llegó a Sonora con su campaña se publicó una página donde se detallaban hechos significativos de la historia de Hermosillo y la última fue precisamente cuando llega Carlos Salinas a esta ciudad”, así lo señala el cronista de la ciudad del sol.

Si no fuera porque siempre hay espacio de sobra en la hemeroteca de la Universidad de Sonora, seguramente habría un lugar reservado para Rafael Aguirre, pues en este lugar donde precisamente se desarrolló esta entrevista, es donde el cronista pasa horas recopilando datos de periódicos que durante décadas han escrito la historia de la ciudad, tal como el Imparcial, el Independiente, Expreso, El Sonorense, Cambio Sonora, entre otros.

Fue así como después de incursionar durante años en la radio y prensa escrita, obtiene un espacio en televisión a través del noticiero Entre Todos, donde se proyectaban imágenes del Hermosillo antiguo, al tiempo que eran narradas por Rafael Aguirre. En ese entonces se enteró que además de ser un aficionado de aprender y a la vez de contar la historia de esta ciudad, formaría parte de ella. “Me dieron la sorpresa tan agradable de que primero me inscribieron como candidato a cronista y después el cabildo decidió que fuera el sucesor de Don Gilberto Escobosa, quien fue el primer cronista oficial de Hermosillo”, relató.
Sin duda alguna, a través de estos años, Rafael Aguirre ha demostrado la razón por la que ocupa dicho puesto, pues posee las características de todo un cronista. “En primer lugar que le guste mucho, que le dedique todo el tiempo posible, que busque la información que complemente lo que él va capturando a través de las publicaciones que va revisando y que encuentra la posibilidad de difundir a través de los medios de comunicación lo que él va adquiriendo, los conocimientos de la ciudad”, puntualizó.

No conforme con ello, el cronista de Hermosillo se encuentra escribiendo dos libros referentes precisamente a la historia de esta ciudad, Las Efemérides de Hermosillo y Prontuario de Hermosillo, este último, se trata de un acervo donde tal y como lo explica Rafael Aguirre, la información que solicite el estudiante, investigador o la persona aficionada a conocer la historia de Hermosillo, sea sencillo encontrarla, con datos como el significado del escudo de este municipio, sus personajes, el inicio del agua potable, el sistema del transporte, entre otros.

“Ojalá y siga recibiendo el apoyo que he estado recibiendo y las muestras de simpatía y utilidad que me han hecho sentir quienes comparten mi gusto y sobre todo que utilizan el trabajo que se está realizando”, con ello José Rafael Aguirre, culminó la entrevista con Desierto Urbano, seguramente una de tantas a la que esta publicación recurrirá.

Por cierto, entre la pila de revistas y periódicos que se encuentran en el escritorio de Rafael Aguirre, ¡claro! está el número más reciente de Desierto Urbano, de donde fue reproducida esta entrevista.