El Gambusino, buscador de ilusiones

Así es como se le conoce al gambusino, como un buscador de ilusiones, basando sus esperanzas en la búsqueda del metal más preciado para el mundo, el oro.

El buscador de oro tuvo su auge en la fiebre del oro del siglo XIX, en sus inicios buscaban en los ríos, donde el oro podía recolectarse sin mayor problema y cuando el oro ahí se agotó, los gambusinos comenzaron a asociarse en la exploración de otras fuentes del mineral recurriendo a la minería tradicional y minas a cielo abierto, los gambusinos trabajan solos o en pequeños grupos… 
 Pero, ¿qué significa la palabra gambusino? Pues no se sabe a ciencia cierta porque dicha palabra no figura en el diccionario de la lengua española, sólo podemos referirnos a personajes verdaderos, que frecuentemente aparecen en los relatos de minería.
 
  El gambusino es un hombre que se juega la vida día a día sin ninguna certeza de llevar sustento a casa, sólo tiene la esperanza de visualizar en el cuerno de vaca el brillo del oro, sin saber si encontrará un buen comprador, y lo que es peor si valdrá tanto ese oro como la sal que sudó, los accidentes que vió o sufrió, la sed y el hambre, la adrenalina de la penumbra y la intoxicación de los vapores o la pólvora de algunas minas. Al final de la jornada toda la incertidumbre se puede conpensar con el fascinante brillo amarillo, pero no siempre sucede, muchas veces se recolectan minerales de muy bajo valor y al final de cuentas, aunque el papel moneda de estos días no es tan hermoso como el oro, si es el más indispensable para la supervivencia de cualquier ser humano.
 
 Los gambusinos tienen un lenguaje para su trabajo, como la curra donde cargan las piedras con sus más grandes ilusiones, el manero con la cuña para tumbar el mineral que sujetan con el mecapal, sólo con la fuerza de su cabeza y una lámpara de carburo, con lo que van aluzando su camino en la estrecha tierra de tan profundas brechas, que van desde los 300 metros de profundidad hasta lo inimaginable; sujetan su peso y su oro sólo con una manila o cuerda y van colocando sus pies en patillas inseguras al pisar.

 


LOS PRIMEROS CARROS EN tierra SONORENSE

Por Ramiro Valenzuela López /

Un tema interesante resulta el de los primeros carros en la zona serrana sonorense;
tanto  para transporte de pasajeros como
de carga importados por piezas,
 y armados por instructivos

Los primeros carros en la sierra eran escasos y aunque la comunicación un tanto difícil, no significaba impedimento para el devenir de la población flotante (guardando desde luego las debidas proporciones), aunque la comunicación entre los pueblos era eventual y se hacía a lomo de animales.

 

  No existía la fluidez ni el compadrazgo entre vecinos de un poblado y otro, no obstante que se realizaba uno que otro matrimonio armado por las familias de la ralea, más que todo por conservar los bienes patrimoniales. Tal vez por eso con regular frecuencia encontramos matrimonios de los mismos apellidos entre primos; Durazo, Romo, Valencia, Maldonado, Bustamante, etc.

 

  Por lo de la dificultad del transporte, vale la pena echar un vistazo a los orígenes de los medios que de una manera u otra, agilizaron la economía y la forma de vida de aquella gente; dar idea de las peripecias con marcados tintes evocadores de añejos romanticismos, que se padecía para movilizarse de un lado a otro.

  Por tanto el transporte es un tema que vale la pena abordarlo, aunque sea a vuelo de pájaro; necesitamos remitirnos un poco a la incipiente industria automotriz que pagó la novatada; hasta que la preclara inteligencia de una familia inversionista, aprovechando el más grande invento de la humanidad,  con el que el hombre prehistórico logró aliviar en gran forma su lucha rutinaria por la supervivencia: “La Rueda”. Este artefacto redondo, hasta nuestros sigue significado la base de un progreso creciente, tanto en el tiempo como en el espacio, incluyendo el sideral.

 

  La familia Ford, sabía que mejorando la calidad de la “rueda” más si lograba ser impulsada por su propia tracción, generaría uno de los hechos revolucionarios que pondría en movimiento a una sociedad aletargada, que con trabajos, lograba realizar durante la luz del día, quizá solo la octava parte de la capacidad humana; al grado que hoy en día, la industria automotriz se ha perfeccionado de tal manera, que algunas marcas en muchos aspectos han superado la originalidad de Ford.

 

 Por ejemplo la Chrysler, que recientemente presentó en Europa el modelo 300 C, que ha convertido a Chile, como el primer mercado de Latinoamérica; y mucho se puede decir de avances de otras marcas europeas, todas en franca competencia para bien de la humanidad.

 

   Las dificultades de la industria automotriz despegó hasta que la familia Ford concibió la idea de fabricar automóviles sencillos, destinados principalmente al consumo de la familia media estadounidense. 
  Hasta entonces el automóvil había sido un objeto de fabricación artesanal que resultaba prohibitivo para la mayoría de las clases pudientes, precisamente por estar confeccionado pensando en una sociedad pudiente y por lo mismo, limitada. 
  

Se trataba de automóviles de piezas intercambiables. La empresa se vio obligada a idear, un arriesgado sistema. Las dimensiones del mercado norteamericano seguían siendo propicias, pero la empresa debía de tomar en cuenta mercados populares como el que ofrecían los vecinos de Canadá y México.

 

  Por lo que  La empresa, en 1903, puso en marcha un novedoso proyecto empresarial, que había dado resultados en la construcción y reparación de relojes y otros enseres mecánicos por el estilo, pero que abarataba  costos.

 

  Ahora planeaba aplicarlo para a  la producción de automóviles en serie, que consistía en instalar una cadena de montaje a base de correas y guías deslizadoras, que  trasladaba el chasis del automóvil hasta los operarios donde realizaban las tareas encomendadas, y daban el  acabado final al automóvil.

 Esa  fabricación en cadena con la que Ford revolucionó la industria automovilística, se pagó con creces los riesgos corridos.

 

 En todo el mundo encontró mercado para absorber una producción que no se daba abasto. 

  La fabricación en cadena permitía, controlar estrictamente el ritmo de trabajo y de tiempo del personal, al evitar que los obreros tuvieran que para colocar las piezas, tuvieran que trasladarse de un lado a otro.

La velocidad que exigía la cadena de montaje generó la reducción de costos y permitió mejorar los salarios de los trabajadores, que fueron en su época, los mejor salarios pagados en la industria Norte Americana, que nunca había rebasado los cinco dólares diarios; por lo que esta industria automotriz, produjo una transformación social, no solo en la población estadounidense, sino en la sociedad internacional. Aseguró una plantilla laboral satisfecha sin conflictos inter gremiales, y se daba el lujo de imponer normas de conducta estrictas dentro y fuera de la fábrica, vigilando su vida privada a través de un «departamento de sociología».

 

  Después, los mismos trabajadores de la Ford, lograron pertenecer al umbral reservado sólo para las clases medias, inclusive, convirtiéndose en consumidores potenciales de productos, como automóviles que ellos mismos construían, a precios especiales; nadie sospechaba que Estados Unidos en poco tiempo se convertiría en el prototipo de los más novedosos métodos empresariales.

 

  Con su modelo T, Ford puso el automóvil al alcance de las clases medias, mediante el consumo en masa; con ello contribuyó a alterar drásticamente los hábitos de vida, de trabajo y la fisonomía de ciudades de muchas partes del mundo, creando la «civilización del automóvil» del siglo XX.

 

 Con la que Carlos Marx y Federico Engels, se hubieran vuelto a morir; al darse cuenta, que uno de los problemas del obrero capitalista, era el espacio para estacionar su propio vehículo.

 

  En la década de los 1920, se introdujeron a la sierra sonorense, los primeros carros adquiridos en las ciudades de Bisbee y Douglas, Arizona, introducidos a lomo de mula, para ser armados guiados por instructivos, por inteligentes aprendices de mecánicos, que por lo general, eran los mismos comerciantes de la región, quienes tenían la capacidad económica para  adquirirlos; pero como: 

 “la necesidad agudiza el ingenio”, los primeros automovilistas y sus ayudantes, resultaron expertos mecánicos.

 

 Sus conocimientos y sus técnicas calificadas se trasmitieron rápidamente sin egoísmos entre vecinos con vocación en la materia, dando pie con ello, a dos nuevos oficios, de los mejor pagados en esa época: el de “Maistro mecánico” y el de “Chofer”; posteriormente fueron proliferando pequeños talleres mecánicos, cuya tarea principal consistía en la  reparación de llantas afectadas por las malas condiciones de la incipiente red caminera; la reparación de llantas era la que sostenía la nómina de cualquier taller mecánico.

 

 Los primeros combustibles, lubricantes y refacciones, eran importados de Arizona por las ciudades de Naco y Agua Prieta

 

  Se cuenta que una vez armado el primer vehículo en el lugar, su propietario con la colaboración voluntaria de la gente del pueblo, motivados por la expectación, y apoyado por la autoridad municipal, procedían a redondear esquinas de calles y banquetas, para que la corta torción del vehículo, sin mayor problema permitiera dar vuelta en las esquinas. La única área de acción de ese raro artefacto, eran las angostas rúas del pueblo, por donde transitaba.

 

  No obstante que los propietarios de esas unidades eran gente acomodada, el negocio redituable, consistía en realizar tours callejeros para pasear a quien pagara el  importe de veinticinco centavos que costaba la hora de paseo, los vehículos trabajaban hasta 20 horas del día; quienes no alcanzaban turno, quedaban enlistados para el día siguiente. Sábados y Domingos se convertían en fiesta popular o en una verdadera romería.

 

  Era tanta la fantasía imaginaria, que cuentan que los paseantes se sentían navegantes extraterrestres. La velocidad máxima desarrollada por estos automóviles era de 60 kilómetros por hora; de donde nació el popular dicho “Iba a 60”, aplicable a quien caminara apurado.

 


NO PODRÁS SER CANANENSE DE PURA CEPA

POR FRANCISCO ELOY BUSTAMANTE

No serás cananense de pura cepa si no llenas los siguientes requisitos.
Los que somos de Timbiriche  para acá vivimos menos  experiencias que nuestros padres que fueron de los Bee Gees (villistas)

No serás cananeses de pura cepa si no:

LA ÚLTIMA DE LA LISTA…

SI NO CONOCISTE A DOÑA ROSSINA GREEN
SI NO FUISTE AL CHANGARRO DE NICO RAMOS EN LA CANANEA VIEJA

SI NO TRATASTE A JUNITO AGÜAYO QUE LO MATÓ UN RAYO EN EL TAJO
SE RECARGÓ EN EL RÍN DE LA LLANTA DE UN DOMPE E HIZO TIERRA.
LO AUXILIÓ ROBERTO JUVERA.

SI NO LE DISTE EL PÉSAME A DON JUAN “EL PAISA” AGÜAYO

SI NO TE CONTÓ LEYENDAS DON JESÚS COTA LEYVA PLACERO DE LA JUÁREZ

SI NI TE SACÓ RADIOGRAFÍAS DON NICHO GUERRERO
SI NO SUPISTE DE CUANDO TRONÓ LA MÁQUINA DOCE
DE VÍA ANCHA, MUERIENDO LOS MAQUNISTAS DON NABOR RÍOS y EL PIDIO ÁVILA

SI NO TE HABLARON DE LOS ALCALDES RAMÓN MENESES, RAMÓN ROMERO ANTONIO FERNÁNDEZ, ROGELIO CASTRO CUEN  (INTERINO) EL PROFESOR MILLÁN, ROBERTO ELZY TORRES Y EL DR. FIDEL SÁNCHEZ, JESÚS BURROLA TOLANO, VÍCTOR MANUEL TAPIA BERKOWITZ  “EL GÜAGÜA”

EDMUNDO NAVARRO, ROBERTO TORRES CARBAJAL, JESÚS “CHUCHI” AHUMADA, EL ZURDO CARRILLO,

SI NO CONOCISTE A JACINTO LÓPEZ…PERSONAJE FUERA DE SERIE
SI NO CONOCISTE  A  LAS ROCHA, LAS CAJISTAS DEL PERIÓDICO 1906,
HIJAS DEL POLICÍA DON JESÚS ROCHA

SI NO CONOCISTE LA EMBOTELALDORA WOONDER DEL CHORI MEZA POR LA JUÁREZ
SI NO CONOCISTE LA SODERÍA DEL GORDO FERNÁNDEZ POR LA OBREGÓN

SI NO CONOCISTE A DON GUILLERMO “EL GATILLO” SEPÚLVEDA
SI NO ESCUCHASTE A GILDARDO MONGE REYES EN EL MAHARATON ANTI POLIO

SI NO ESCUCHASTE TOCAR AL PIANO A ARNOLDO “CAMACHITO” CAMACHO.
SI NO CONOCISTE AL CHITO ROMERO, JEFE DE VAQUEROS DE LA GANADERA “RO”
SI NO OÍSTE CANTAR A ROSA MARÍA ROSAS

SI NO REVOLOTEASTE LA MERCANCÍA EN “LA BONANZA” DE DON PEDRO MÉNDEZ
SI NO TE ECHASTE UNAS HELADAS EN “EL FURGÓN”
DE JOREGE Y ROBERTO LÓPEZ EL “MATAVIEJOS”..TIPAZOS

SI NO COMISTE TACOS EN LA TAQUERÍA BALAYO

SI NO COMPRASTE ASPIRANAS EN LA  FARMACIA CRUZ ROJA
DE DON EUGENIO “QUENO” PORTILLO…  TIPAZO

SI NO SALUDASTE ALGUNA VEZ AL MOCOLÍA CÓRDOVA (PAPÁ DEL CHILOLO)
SI NO SE TE ATRAVESÓ EN LA CALLE “EL LOCO HERMOSILLO” Y SU JAURÍA DE PERROS
SI NO FUISTE A COMPRAR CLAVOS A LA MADERERÍA ELÍAS
ATENDIDO POR DON AGUSTÍN Y DOÑA TITA ELÍAS

SI NO FUISTE AMIGO DEL PINTOR JESÚS”BARBARITO” RIVERA
SI NO FUISTE AMIGO DE LOS PELOTEROS EL TAWA LIZÁRRAGA Y EL MÓCORO HOLGUÍN

SI NO FUISTE AMIGO DEL JEFE DE TRÁNSITO FITO DAGNINO
SI TUS PADRES NO TE PLATICARON DEL PROFESOR IGNACIO HERNÁNDEZ

SI NO CONOCISTE LA CASA DE LOS VILLAVICENCIO DENTRO DEL ESTADIO MÁRTIRES
SI NO ESCUCHASTE EN LAS SERENATAS A LA ORQUESTA
“LA MARAVILLA” DEL SEÑOR HÉCTOR TÁGLES

SI NO ENTRASTE DE COMPRAS AL MERCADO SAN RAFAEL
SI NO BAILASTE EN LAS MORAS DE TARAZÓN BUSTAMANTE
SI NO COMPRASTE ROPA EN LA ESPAÑOLA DE SAVÁS HERRERA

SI NO BAJASTE AL SÓTANO DEL CENTRO MERCANTIL DE LOS HERMANOS VINDIOLA
SI NO JUGASTE UNA MESA DE BILLAR EN EL ÍNTIMO CLUB
SI NO TE CORTÓ EL PELO EL CHÉ LEÓN ROBLES
SI NO FUISTE A LAS KERMESES DEL COLEGIO ESPERANZA

SI NO TE HIZO UN TRABAJO EN EL TORNO EL OSCAR DENOGEAN
SI NO CONOCISTE A LA GÜERA AEJANDRINA JEFA DE MOSCÚ
SI NO ESCUCHASTE ALGUNA VOZ AL LOCUTOR MIGUEL ANGEL MARTÍNEZ

SI NO TE MANDARON A COMPRAR TORTILLAS DE MANO AL MOLINO
DE JORGE Y JULIA FUCY, Y TE DEPACHÓ EL CÁSTULO….

SI NO SALUDASTE A ALGÚN SARDO EN EL CUARTEL

SI NO FUISTE AMIGO DEL MATACUÁS
SI NO FUISTE AMIGO DEL MATALEONES ELÍAS
SI NO TE PLATICARON TUS PADRES DE LA TRAGEDIA DE LA DEMÓCRATA
O LA DEL CAMPO FRÍO, ESE DÍA HASTA LOS GALLOS LLORARON

SI NO TE MANDARON A COMPRAR PESCADO A LA TOTOABA DE ORO
SI NO COMPRASTE REFACCIOENS EN LA A.B.L.
SI NO ENTRASTE A COMPRAR CHICLES AL PAGUILLEVE

SI NO ADQUIRISTE UNA  BATERIA FABRICADA POR MONGE
SI NO COMPRASTE LIMONCITOS O CUADRITOS EN LA DULCERÍA LUX DE LA COYO ROMERO
SI NO TE DEPACHÓ EN LA MUBLERIA LA FRANCESA EL LITO PERALTA

SI NO HAS ESTADO EN LA CASA  DEL CRONISTA JESÚS “TECO” MORALES

SI NO FUISTE AMIGO DE DON GUILLERMO “EL BURRO” OCHOA…Y SU LINDA ESPOSA
TINA MARMOLEJO DE OCHOA
SI NO TE ATENDIERON A LA HORA DE MISA EN LA PARROQUIA LOS UJIERES
DON CUCO UREÑA Y DON PANCHO ELÍAS GONZÁLEZ

SI NO CONOCISTE A DON MIGUEL TAPIA GUTIERREZ Y A DOÑA MARÍA BERKOWITZ DE TAPIA.
MIS RECORDADOS ABUELOS
SI NO FUISTE AMIGO DEL MEMO CÓRDOVA
SI NO FUISTE AMIGO DE PAULINO CASTRO
SI NO CONOCISTE A DON PEDRO Y DOÑA PETRA GARCÍA
SI NO VISTE JUGAR A VENTURA MORALES Y ROBERTO PACHECO

SI NO TE ATENDIÓ EN SU LIBRERÍA DON GABIREL ROSAS RIVERA
DISTRIBUIDOR EXCLUSIVO DE “EL IMPARCIAL”

SI NO COMPRASTE UNIFORMES PARA LA SECUNDARIA EN CASA JERO
SI NO TE ATENDIÓ DON ANTONIO QUINTAL EN EL TELÉGRAFO

SI NO TE ATENDIÓ EN LA DULCERÍA DEL CINE MINERO LA MILUNGA MURRIETA
SI NO TE ATENDIÓ EN LA TAQUILLA DEL CINE ALAMEDA LA ZINIA BERNY

SI NO TE IMPCTÓ LA MUERTE EN EL TAJO DEL MANLIO BAÉZ
SI NO FUISTE AMIGO DE RAFAEL Y EL MONO BUSTAMANTE  DENTON
SI NO CONOCISTE A DON FELIPE TAPIA, PAPÁ DEL MANOLETE
SI NO TRATASTE AL BELIO Y A POMPEYO “DIPUTADO” BASTIDA ALTAMIRANO

SI NO ENTRASTE A LA COVACAHA DE DON CARLITOS POCHIS

SI NO TE BAÑASTE EN EL REPRESO “EL SAL SI PUEDES”
SI NO JUNTASTE BELLOTAS EN EL GOLFITO

SI NO TE BAÑASTE EN EL CAÑÓN DE EVANS

SI NO CONOCISTE AL POPO NEMER Y SU MUÑECO JOHNY CHARRASCA
SI NO TE RESBALASTE EN LA NIEVE DE LA CUESTA DE LA GRUTA

SI NO FUISTE AL BANCO DE CANANEA A PEDIRLE UN PRÉSTAMO AL COYOTE CÓRDOVA
SI NO TE CORTASTE EL PELO CON EL SEÑOR TZUMARRUSTI Y SU AYUDANTE RAFAEL RODRÍGUEZ
SI NO TE BAUTIZÓ EL PADRE RICARDO MONGE

SI NO TE TOMASTE LA FOTO EN EL ESTUDIO SERRANO O FOTO DÍAZ
SI NO FUISTE AL SALÓN PARROQUIAL A VER EL JINETE SIN CABEZA
SI NO ESCUCHASTE MÚSICA CLÁSICA EN EL PRELUDIO

SI NO ASISTISTE AL ENTIERRO DE DON JOSÉ TAPIA GUTIÉRREZ
(MÁXIMO MAESTRO DE LA MASONERÍA  QUE HABLABA CHINIO)

SI NO VIAJASTE EN LA BOROLITA A NACO
SI NO VIAJASTE EN LA CAMIONETA DEL BATEPI A NOGALES POR EL CAMINO DE MASCAREÑAS

SI NO FUISTE ACÓLITO DEL PADRE ELÍAS PORTELA
SI NO COMISTE COYOTAS DE LA PANADERÍA DE COMPARÁN
SI NO ATRAPASTE SIBORIS EN LA LAGUNA DE LA PLAZA JUAREZ
SI NO ENTRASTE A LA CARCEL DE CANANEA AUNQUE SEA DE VISITA

SI NO FUISTE A CONOCER A JOHN WAYNE CUANDO VINO A COMPRAR
CABALLOS FINOS A LA GANADERA

SI NO FUSITE A LLEVARLES DESPENASAS A LOS EJIDATRIOS DE CUITACA QUE SE REFUGIARON EN ESTADIO MÁRTIRES DE 1906 CUANDO LA EXPROPIACIÓN DEL LATIFUNDIO GREENE

SI NO VISTE EL INCENDIO DEL CORREO VIEJO
SI NO LE HICISTE JUEGO AL CHONIINA, AL CHABELO, AL PIANO, EL CEBO, EL PIPAS Y EL TARUFO

SI NO FUMASTE UNA COLA DE MARIGUANA CON EL  TIN Y EL VIRO COTA
SI NO ESCUCHASTE TOCAR LA GUITARRA  AL  BAUDELIO “MOCO”  ROBLES.

SI NO JUGASTE UNA MESA DE BILLAR EN EL BOEHEMIA DEL CHIVO MERINO Y EL GÜERO ÍÑIGO
SI NO SUBISTE AL CAMPANARIO Y AL CORO DE LA PARROQUIA
SI NO OÍSTE A DON DAMIÁN BUSTILLOS TOCAR EL ÓRGANO

SI NO ENTRASTE A LA CASA DEL POETA DON SAT CAMPOY
SI NO DISTRIBUISTE EL PERIÓDICO “EL SEIS” AFUERA DE LA COMPAÑÍA

SI NO TRATASTE A DOÑA MAGUI, LA MAMÁ DE LUIS TOSCANO GROSO
SI NO TRATASTE A DON CONINO AHUMADA
SI NO TRATASTE A DON JESÚS BURROLA TOLANO
SI NO FUISTE AMIGO DE OCTAVIO “EL LARGO” FONTES

SI NO TE PLATICARON TUS ABUELOS DE LA MUTUALISTA AQUILES SERDÁN
Y EL MAESTRO EUDARDO C. GULLIVER

SI NO FUISTE AMIGO DE MI TIO VÍCTOR TAPIA BERKOWITZ “EL GUGUA”

SI NO COMISTE SUSPIROS DE LA PANADERÍA VIGANDO
SI NO TOMASTE NIEVE EN EL NUEVO JAPÓN DEL SEÑOR JOSÉ HIRATA

SI NO FUSITE CON TU NOVIO (A) AL MIRADOR EL POLVORIN CON TU NOVIA (O)
SI NO PASASTE POR EL ZONA DE TOLERANCIA EL TÁPIRO

SI NO BAJASTE DE NOCHE POR EL CALLEJÓN 21
SI NO FUISTE A LOS CIGARROS AL TREBOLITO DEL CHORO MAYTORENA

SI NO FUISTE AMIGO DEL COTICHI Y DEL POCO BUSTAMANTE
SI NO FUISTE A LOS BAILES DEL SOBACO CON LOS BUVIS BOY´S

SI NO BAILASTE EN COLAS CON MUSICA DE “NEGRITOS”
SI NO FUISTE A LA LUZ CANANEA A DEJAR UNA NOVIA
SI NO FUSITE A LA DOCTRINA CON DOÑA CUQUITA ACUÑA
SI NO ESUCHATE EL PROGRAMA LA HORA DEL MINERO POR LA FQ

SI NO VISTE JUGAR A LOS PELOTEROS AMÉRICO PEREZ MEMO GARIBAY Y CLAUDIO SOLANO
EN LA LIGA ARIZONA MÉXICO

SI NO TE ACANTONASTE EN LA PLAZA CUANDO LA OLA VERDE

SI NO FUESTE A BUENA VISTA DE VISITA
SI NO TE FUISTE DE RAITE A BACOACHI EN UN PICAPITO ATRÁS
AGARRADO DE LAS RACAS  PEGÁNDOTE EN LA CARA LA NIEVE

SI NO COMPRASTE CHICLES EN LA SULTANA DE RAFAEL VARELA
SI NO FUISTE AMIGO DE RAMIRO MAYTORENA … TIPAZO
SI NO FUISTE AMIGO DE DOÑA ROSA XIBILLÉ

SI NO ADMIRASTE LA BELLEZA DE DOÑA SOFIA BUSTAMANTE MAMÁ DEL CARLOS BOSTICK

SI NO ADMIRASTE LA BELLEZA DE DOÑA JULIA “LA GÜERITA” PADRÉS, ABUELA DEL MEMO PADRÉS

SI NO TOMASTE CAFÉ CAPUCHINO EN LA BOTICA IRIS DE DON RUBÉN ABIRL….TIPAZO

SI NO ROBASTE MEMBRILLOS EN CASA DE DOÑA CALITA
DIRECTORA DEL JARDÍN DE NIÑOS MARGARITA

SI NO TOMASTE CAFÉ CON LECHE EN EL RESTAURANTE JUÁREZ DE LA CHEPA FUCUY
SI NO TE CLAVABAS LA CARTERA DE LA COOPERATIVA PARA IR A TOMAR NIEVE A LA BOTICA

SI NO LA CORRETEABAS  EN EL TURNO DE LA TARDE

SI NO ESCUCHASTE CANTAR A LA SOPORANO LUPITA PALACIOS,
ESPOSA DE JUANITO VALENZUELA
SI NO OÍSTE DECLAMAR A LA POETA LUZ AGUILAR  ÁGUILA
SI NO TOMASTE CLASES DE GUITARRA CON DON MANUEL MENDOZA

SI NO TE REGAÑÓ  EL PROFESOR JAIME SANDOVAL EN LA MÁRTIRES
SI NO PASASTE POR LA CLASE DE INGLÉS DE DOÑA MARGARITA LAGARDA DE OTIS (LA CACHORA)
SI NO TE CORTARON EL PELO “LOS MENTIROSOS”

SI NO CRUZASTE  SALUDÓ CON EL CABALLEROSO COMANDANTE MOLINARES
SI NO TE SIRVIÓ TACOS EN LA CABAÑA EL SEÑOR EZEQUIEL BÚRQUEZ

SI NO CENASTE EN EL RECREO DE SAMANIEGO TENIENDO COMO FONDO MUSICAL
LA VOZ Y GUITARRA DE TONY SANCHEZ

SI NO FUISTE LOCUTOR (A) DE LA XEFQ, CON DON PEDRO “PIT” DIAZ

SI NO TE MANDÓ DEDICATORIAS JOSÉ “PEPE” MURRIETA

SI NO IBA A LOS RASPADOS Y CONOS A LA POLAR DE DON ANTONIO FLORES
SI NO PEDISTE CRÉDITO CON MANUEL OCHOA DE ABARROTES LA LOMA

SI NO TE ARREGLÓ UN RADIO DON JESÚS CAÑEDO O MARCELO CARRILLO
SI NO FUISTE AL BARRIO EL ROMERÌO  A BUSCAR COVENAS

SI NO TE CORRETEÓ “LA PERICA” DESPUÉS DE LAS 8 DE LA NOCHE
SI NO FUISTE A LA MATANZA A BUSCAR CHICHARRONES
SI NO FUISE AL ESTABLO DE MOLINARES A COMPRAR LECHE FRESCA

SI NO FUISTE A GAYOLA EN EL CINE FOX Y TE ECHARON PIROPOS LOS JOTOS

SI NO TE BAÑASTE EN LA ALBERCA CLUB DE LEONES SIN QUE TE DIERAN CALAMBRES

SI NO ENTRASTE A LA CASA DE JOSÉ ALBERTO DURAZO, DONDE SE HOSPEDÓ CARRANZA

SI NO VISTE BAJAR LOS BURROS POR LA DURANGO
CARGADOS DE LEÑA DE LA FAMILIA LOS NEGROS TAMAS

SI NO VISTE LA CORONACIÓN DE LA BELLA CHUYITA  MÁRQUEZ COMO REINA
DEL CLUB DEL LEONES EN LA FERIA DEL COBRE DE 197…..????

SI NO ESCUCHASTE TOCAR LA GUITARRA A BAUDELIO “MOCO” ROBLES

SI NO FUISTE AMIGO DE RAYMUNDO “EL CHOCOLATE” ANDRADE
SI NO FUISTE AMIGO DE SALVADOR ESTAVREF

SI NO OISTE HABLAR AL GACHUPÍN EMILIO SEGURA JEFE DEL BANRURAL

SI NO TE INYECTÓ EN EL HOSPITAL DEL RONQUILLO LA EMA CADENA,  LA MINRRI CASTRO, AMPARITO ENRIQUEZ, AMADA SANDOVAL, LUPITA ALMAZÁN
O EL EL MÉDICO AMAYA.

SI NO FUSITE AMIGO DE ERASMO “EL DIPTUADO” COTA

SI NO TE ECHASTE UN TRAGO CON “LOS LÁMPARAS” CURIEL, HIJOS DEL VIRRIONDÍA CURIEL
SI NO ENTRASTE A LA CASA GRANDE Y TRATASTE A LOS CHINOS COCINEROS CARLOS Y LUIS

SI NO FUISTE A COMPRAR CHICLES AL ABARROTES DE DOÑA ISIDRA FÉLIX MONGE

SI NO ALEGASTE CON LA MELO MIRAMONTES EN CASA JERO
SI NO FUISTE AL MANDADO CON JOSÉ CONCOLINO

SI NO FUISTE A LA LECHE AL ESTABLO DEL CHINO PABLO ATRÁS DE LA ESTACIÓN
SI NO FUISTE A LA BARATA Y ALEGASTE CON EL PILINQUI ENRIQUEZ

SI NO TE SACÓ UNA MUELA EL DR. GUILLERMO VERDUGO QUE SE CASÓ CON UNA EX MONJA

SI NO TE LIMPIÓ UN SOMBRERO DON HECTOR BUSTILLOS
SI NO VISTE PICHAR A MANUEL “BARBITAS” ACUÑA
SI NO VISTE AL LOCO AURELIO ROBLES HABLAR CON LOS POSTES

SI NO FUISTE KEDI EN EL GOLFITO

SI NO CONOCISTE LA CASA DE LA LOLITA CUBILLA LA AGIOTISTA
SI NO SALUDATE A L CORI, AL MEMÍN, AL VÍCTOR Y AL HILARIO

SI NO TE IMPRESIONÓ LA PERSONALIDAD DEL DR. JESÚS GONZÁLEZ GONZÁLEZ
PAPÁ DE CLAUDIO X GONZÁLEZ Y EL PÁJARO GONZÁLEZ

SI NO VISTE PINTORREJEADA  A DOÑA MARÍA ELENA MONTIJO

SI NO ENTRASTE A LA CASONA DEL BARBITAS MOLIINA CUANDO ERA EL CORREO

SI NO OÍSTE CANTAR A CARLOS “PACHO” DÍAZ VÁSQUEZ

SI NO COMISTE SALADITOS EN LA CASA DEL DR. JESÚS Y DOÑA ADRIANA MORENO

SI NO FUISTE A LAS PELEAS DE BOX EN EL CORRALÓN DE LA GASOLINERA DEL CHÁCALA GALLEGO
SI NO FUISTE AMIGO DE DON CONINO AHUMADA

SI NO LE COMPRASTE DONAS AL CUATE CASTRO
SI NO PROBASTE LAS DONAS DE DON QUICHO SÁNCHEZ (RECETA CHINA)

SI NO TE CAMBIÓ UNA LLANTA EL GÜERO LOTI O  DON CHÉ LARA
SI NO TE REMENDARON LOS ZAPATOS LOS HERMANOS LARA
SI NO COMPRASTE PIÑATAS EN DULCERÍA LA CUMBRE DE DON SAÚL DOMINGUEZ

SI NO COMPRASTE CAMISOLAS CON EL GÜERO MIREYA
SI NO TE HICIERON BORIS LOS HERMANOS GRIJALVA EN LA MONARCA

SI NO LE DIO UNA ORACIÓN FÚNEBRE A UN PARIENTE TUYO EL HNO. ROGELIO ACEDO

SI NO FUISTE A LA TIENDA EL ESTADIO CON MANUEL “EL CARA DE LOBO” NAVARRO
SI NO COMISTE NIEVE EN “EL LIMONCITO” DE SIMÓN HARO

AL RATO LE SIGUIMOS…..ADÚDENME  jefe.buta@hotmail.com.


TODO LISTO APRA EL XIV FESTIVAL KINO

Hermosillo Sonora Mayo 04 de 2011.- Del 18 al 22 de mayo se realizará la décima cuarta edición del Festival Kino “Encuentro Cultural en la Pimería alta”, organizado por el Gobierno del Estado a través del Instituto Sonorense de Cultura y el H. Municipio de Magdalena de Kino. Este año, el festival celebra el tricentenario del fallecimiento del misionero jesuita Eusebio Francisco Kino.

La sede del festival es Magdalena de Kino y también habrá actividades en catorce subsedes, que son Benjamín Hill, Santa Ana, Trincheras, Sonoyta, Caborca, Pitiquito, Altar, Oquitoa, Átil, Tubutama, Sáric, Ímuris y Cucurpe.
La rueda de prensa para dar a conocer el programa artístico y cultural de esta edición, se celebró hoy miércoles 4 de mayo y fue presidida por la licenciada Poly Coronel Gándara, directora general del Instituto Sonorense de Cultura, el presidente municipal de Magdalena de Kino, Luis Melecio Chavarín Gaxiola, así como Marcos González Navarro, coordinador de la Red Sonora Cultural del ISC y el profesor José Bojórquez Huesca, director de Arte y Cultura del municipio sede.

En el evento, anunciaron que tanto el municipio de Magdalena como el Estado ya están listos para atender a más de 12 mil visitantes provenientes de Sonora y diversas partes del país.“Este es un encuentro en la Pimería Alta, una oportunidad para que todos aquellos interesados en la labor del Padre Kino conozcan más de su legado en Magdalena de Kino, importante misión que fue fundada por el misionero y también es un acercamiento con la cultura Tohono O’oham, representante de la región y tan relevante en el engranaje de la esencia sonorense”, dijo Poly Coronel Gándara, directora del Instituto Sonorense de Cultura.


El alcalde Luis Melecio Chavarín Gaxiola agradeció el apoyo del Instituto Sonorense de Cultura en la organización del festival y en los proyectos culturales del municipio al que representa.
“La creatividad y el talento de Poly Coronel se notan en este evento que desde 1997 es retomado por el ISC. Regularmente el programa festivo se hacía sólo con grupos locales o regionales; ahora el ISC nos apoya para darle una mayor proyección artística y cultural, y hace de Magdalena un foro para mostrar nuestra cultura tan rica”, aseguró el edil.

Talleres artísticos, obras de teatro, música en todos sus géneros; la presentación de los cantantes Marcela Robles y Miguel del Castillo; exposiciones de pintura, el ballet folclórico Sehuáquit, Antares, danza contemporánea y producciones la lágrima; el Foro de cultura Tohono O’otham; actividades culturales en las escuelas, danzas urbanas y conferencias, son algunas de las actividades a desarrollarse durante los cinco días que dura el festival.

Los habitantes de Magdalena y de la región, ya están listos para recibir a todos los asistentes al Festival Kino

.

 


TRES ORGULLOS, TRES LEYENDAS

“TRES ORGULLOS, TRES LEYENDAS”  DEL ING. FRANCISCO CARRILLO GOMEZ

Esta obra es una crónica ampliada de los tres orgullos aguapretenses: El Plan de Agua Prieta, El Zaino y Los Apson, quienes han sido parte fundamental en el desarrollo histórico y cultural del municipio de Agua Prieta.

 

Esta crónica es un merecido homenaje a los destacados revolucionarios del Estado de Sonora, Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón, quienes fueron los encargados de proclamar el histórico documento de El Plan de Agua Prieta.

También es un merecido honor al distinguido músico y compositor, Leonardo Yáñez “El Nano”, ya que si no hubiera compuesto el corrido de “El Moro de Cumpas” donde se relata la famosa carrera entre El Relámpago y El Moro,.

Quizás este pueblo no tuviera tanta fama como la que hoy posee y no se habría dado a conocer tanto como ahora. Y por supuesto a Los Apson, quienes no desfallecieron en su sueño de llevar con su música el nombre de Agua Prieta muy en alto a nivel nacional e internacional.


VIAJE A SAHUARIPA

CRÓNICA DE UN PEREGRINO

En cuanto encumbramos la Cuesta del Borrego, de la sierra de El Novillo –de donde dice la publicidad oficial que nos va a llegar agua en abundancia, aunque les duela a los falsos y verdaderos yaquis, sentimos, Fernando Hurtado, originario de Sahuaripa, su pareja Rita, de villa de Seris y mi esposa Olivia, que estábamos ingresando a otro ecosistema. El aire frío fue el aviso.

Con las puertas del automóvil bien cerradas y aislados del ambiente de la montaña olvidamos durante el trayecto el caluroso clima de Hermosillo, del que salimos a las altas horas de la madrugada de las nueve de la mañana. Dos horas después estábamos en Bacanora, donde, como en la generalidad de los pueblos de la sierra, todo sigue igual.

Pareciera que los hombres con sus ropas de campo y sombrero de palma, y sentados en las banquetas, son los mismos que durante varias décadas del siglo pasado vieron con lentitud, tal vez desesperante para otros, la construcción de la carretera pavimentada.

Ajenos a los acontecimientos que sacuden al Aldea Global en que se ha convertido el planeta, ahí están viendo pasar el tiempo como la Puerta de Alcalá.

Sahuaripa sigue siendo Sahuaripa les expresé a mis acompañantes durante el peregrinaje en que convertimos la visita los días once, doce y trece de diciembre del presente año a la tierra de mis raíces, muy a pesar del polvo que cubre al pueblo debido a la saturación de automóviles legales e ilegales.

A esa contaminación hay que agregarle la que generan los aparatos de sonido de los grupos musicales integrados por jóvenes que tal vez algún día se conviertan en músicos regulares, y dejen de utilizar el ruido infernal que producen para ocultar la mala calidad de sus desempeños disque musicales.

Es una lástima, que lastima ver tanta basura regada en el centro de la fiesta que es la plaza pública y las cantinas ubicadas de manera estratégica en ambos extremos de la pista de baile. Consecuencia: se observan muy pocas parejas bailando. En su mayoría jóvenes que lo hacen portando en sus manos una lata de cerveza.

Pero Sahuaripa sigue siendo Sahuaripa gracias a su gente, la que ahí radica, y que con muy poco entusiasmo participa y disfruta de las fiestas dedicadas a la matrona, que no patrona,

La Virgen de Guadalupe, que independientemente de sus raíces religiosas es uno de los factores de cohesión social con que cuenta el país.

Precisamente desde el templo erigido en honor de la Guadalupana, el padre Durán (Q.E.P.D.) en sus sermones, les hacía saber a los militares asentados en el pueblo con el fin de combatir el narcotráfico, que cuando ellos dispusieran les podía señalar, desde su avioneta, con la cual hacía visitas frecuentes a los pueblos ubicados a lo largo del río, y más allá inclusive, los lugares donde se encontraban los sembradíos de mariguana.

Recorrimos los pueblos del río hasta llegar al Valle de Tacupeto, donde se observa únicamente gente ya muy mayor tomando el sol en las banquetas, y esperando algún final, que me resulta muy difícil poder imaginar cuál es.


Convocan en Sonora al Primer Concurso de Pintura sobre Bacanora

El Instituto Sonorense de Cultura, el centro cultural de Huachinera AC y el Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora, difunden la actividad productiva del estado

Por Notimex /

Dia de publicación: 2010-11-08

SONORA (08/NOV/2010).-  Para difundir la importancia del Bacanora en la actividad productiva del estado, se lanzó convocatoria para participar en el Primer Concurso de Pintura cuyo tema principal será esta bebida tradicional de este estado.

Organizado por el Instituto Sonorense de Cultura, el centro cultural de Huachinera AC y el Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora, el certamen está dirigido al público en general y los trabajos podrán ser enviados hasta el 30 de noviembre próximo.

 

De acuerdo con las bases del concurso, podrán participar las personas que presenten una pintura con cualquier técnica en un formato menor de 180 centímetros y mayor a 40.

La pintura deberá incluir al Bacanora, en cualquiera de sus procesos, usos y virtudes, (planta, cultivo, elaboración, industrialización, paisaje, turismo, entre otros). Se podrán enviar hasta tres obras por participante, pero deben ser inéditas.

Para agilizar el proceso de revisión, los participantes deberán enviar una fotografía digital por cada una de las obras, en una resolución no menor a tres megapixeles.

El registro de los participantes se realizará en las oficinas del Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora, ubicada en Pesqueira número 70 colonia Centenario, Hermosillo.

Las fotografías se enviarán por correo electrónico a la dirección consejo bacanora@gmail.com, acompañada de los siguientes datos: nombre, teléfono, dirección postal, calle, número, colonia, ciudad, municipio y país.

El jurado estará integrado por reconocidos maestros de diversas disciplinas artísticas, representantes institucionales y productores de bacanora.

Los resultados del concursos se darán a conocer en diciembre próximo y trabajos seleccionados formarán parte de una exposición que se presentará en el Museo de Arte de Sonora, Musas.

El primer lugar obtendrá un premio en efectivo de 12 mil pesos; el segundo lugar de ocho mil pesos, el tercer lugar recibirá una canasta de bacanora tradicional; además podrá haber menciones honoríficas.

Además, se hará una selección con los 12 mejores trabajos que formarán parte de un calendario impreso, de distribución internacional.


Se logran niveles históricos de visitantes a las Fiestas de San Francisco

Haciendo honor a su nombre “Las Fiestas de Octubre” en honor a San Francisco Javier, lograron una vez más niveles históricos de asistencia al registrarse desde el pasado viernes miles de visitantes, que de todas latitudes arribaron a la histórica ciudad misionera.

Según cálculos aproximados, solamente la noche del sábado fueron alrededor de 70 mil los visitantes llegados de todos los puntos cardinales, incluyendo como siempre a los integrantes de las etnias Tohono O´odham y Yaquis, además de visitantes de Arizona, y la mayoría de los municipios de Sonora, que formaron largas filas para visitar a San Francisco Javier, en su recinto ubicado a un costado de la Iglesia de Santa María Magdalena.Reciben a cabalgantes

Como es ya una tradición cabalgantes provenientes de San Pedro El Saucito, Rayón, Meresichi y Cucurpe, hicieron su arribo a la ciudad, siendo recibidos por el Alcalde Luis Melecio Chavarín Gaxiola, bajo el puente de intersección con la carretera internacional.

En el lugar, Chavarín Gaxiola dio la bienvenida al Alcalde de Cucurpe Francisco Santamaría Quevedo, que acompañaba al grupo de alrededor de 600 cabalgantes, que por la mañana antes de partir hacia su último destino, participaron en un misa especial.

Al lomo de sus caballos el gran contingente hizo su entrada a la ciudad, donde decenas de ciudadanos fueron testigos de su paso, destacando las gráficas y videos tomadas principalmente por lentes de celulares, con el ambiente único de las fiestas.

El recorrido de los cabalgantes finalizó en el Río Magdalena, en donde los fieles dejaron descansar a los equinos para dirigirse a pie a visitar a San Francisco Javier.

Para después del medio día, la cantidad de visitantes en la ciudad eran calculados ya en más de 70 mil, por lo cual se esperaba superar los 100 mil en la víspera del festejo al santo patrono.


LA GUERRA YAQUI

Escrito por Giliathluin

La Guerra del Yaqui: 1790 – 1832.

Antes de la Independencia: Indiferencia y aislamiento

El siglo XIX hizo su entrada y los yaquis siguieron sometidos por las buenas ante una minoría blanca que crecía muy lentamente en el estado de Sonora. Se le conoció con el nombre de Rebelión Yaqui o Guerra del Yaqui, sin embargo, en los principios del siglo XIX alcanzó el nivel de una sublevación de tintes nacionales en la que, junto con los yaquis, también se vieron involucradas las revueltas locales y el apoyo a la causa de las etnias mayo, pima, ópata, seri, eudate, pápago y apache.

En los últimos meses del siglo XVIII los apaches se habían convertido en un serio problema para los novohispanos de Nuevo México y el norte de Sonora y Chihuahua. Arrinconados y cazados en el sur de Estados Unidos, invadían la frontera frecuentemente en Taos, Nuevo México, y San Luis, Colorado en el noroeste, y en Chihuahua, Paso del Norte, Arizpe y Sonora, en el interior de la Nueva España, robando haciendas, diligencias, caravanas mercantes y ganado. La pacificación de los yaquis era, por lo tanto, una prioridad inmediata en Sonora para dedicar todos los esfuerzos a la reducción de los apaches.

La solución a corto plazo fue implementada por Alejo García Conde, gobernador del Estado de Occidente -nombre que tenía entonces la provincia que reunía a los estados de Sonora y Sinaloa -y real visitador, un militar español bastante capaz tanto en lo bélico como en lo diplomático.

A este señor tocó la difícil tarea de negociar la rendición de los últimos yaquis partidarios de Juan Calixto que aún resistían en el Bacatete, regresar la jurisdicción a las misiones jesuitas y justificar el traslado de la capital del estado de San Miguel de Horcasitas a Los Álamos. Redujo los latifundios a los colonos ingleses, franceses y estadounidenses que cada vez se hacían más numerosos que los mismos españoles, reconoció la posesión de las tierras del Yaquimi a los yaquis pero les negó el libre paso fuera de dicha zona por medio de un permiso especial y mantuvo siempre una estrecha vigilancia en la zona fronteriza entre estas etnias y los territorios novohispanos.

Con la llegada del nuevo siglo y el derrocamiento de Fernando VII a manos de Napoleón Bonaparte, vino de nuevo la incertidumbre. En Sonora la declaración de Independencia fue recibida con bastante indiferencia; reacción lógica si tomamos en cuenta que más del 60% de la población sonorense era indígena y en nada estaba relacionada políticamente con los criollos imperantes en el centro del virreinato. Incluso se podría decir que Sonora fue contraria a la insurrección: de este estado salieron refuerzos bajo el mando del mismo García Conde para combatir a los insurgentes en Sinaloa, Cosalá y El Rosario.

Además, los jesuitas jugaron un papel de moderadores entre las etnias cahitas y las fuerzas insurgentes, aconsejando siempre a los líderes yaquis y mayos a obrar con prudencia, sin decantarse del lado de los realistas de Félix María Calleja pero dándoles a entender que su fidelidad debía estar con Su Majestad Elegida por Dios.

Después de la Independencia: Sentimiento y orgullo nacionalista

La Independencia fue declarada y reconocida y las esperanzas que tenían los yaquis de corregir su situación por medio del nuevo gobierno liberal se desvanecían en el aire. El ahora denominado Gobierno Mexicano trajo medidas en el estado de Sonora aún más preocupantes que las medidas anteriores de los españoles: esta vez un gobierno ajeno a sus propios organismos decretaba el derecho de colonización sobre las tierras del Yaquimi y daba permiso a todo extranjero para levantar poblados dentro de los territorios yaquis; al mismo tiempo expulsaba a las órdenes jesuitas que tantas veces hicieron la función de contención ante el ímpetu yaqui y que se habían enemistado con los federales.

Además, después del reconocimiento, México cortó relaciones migratorias con España, pero las abrió con Estados Unidos, y la ola de nuevos colonos comenzó a crecer rápidamente y con ellos, también se sucedían los arrebatos de tierras consentidos por el nuevo gobierno. Cada vez era más notorio el descontento de los indígenas en el Noroeste de México y sin jesuitas que los representaran ante un organismo oficial, sus intereses se veían seriamente amenazados, por lo que optaron por elegir a un representante general por caudillo ante la inminente guerra que se avecinaba de nuevo.

En 1822, recién concluida la Guerra de Independencia, los yaquis eligieron a Juan Ignacio Jusacamea, mejor conocido como Juan Bandera, como lider de todos los yaquis. Este hombre era de caracter algo temperamental, buen administrador y mejor organizador de tropa, y rápidamente comenzó a realizar acciones encaminadas a un conflicto abierto contra el gobierno mexicano: manifestó el deseo de los yaquis de formar una confederación que incluyera a todos los cahitas en un mismo estado consolidado para defenderse de los agravios de los mexicanos y declaró la necesidad de la eliminación sistemática de todos los yoris que habitaran sus tierras.

Al mismo tiempo apremió a las diferentes tribus para colocar defensas en los pueblos, en las Guásimas y en el Bacatete, introdujo el uso del caballo y el fusil para toda la tropa, convirtiendo a las milicias indígenas en guerrilleros para todos los terrenos. Esta guerra fue declarada finalmente por ambos bandos en 1825, y los enfrentamientos comenzaron de nuevo en los alrededores del Bacatete, donde los yaquis se fortificaban para de ahí lanzar incursiones contra los diferentes poblados y las rutas utilizadas por los blancos.

Indígena mayoAnteriormente, los españoles y los estadounidenses habían empleado una táctica que dió muchos frutos en las Guerras Apaches: utilizaron a exploradores pápagos (tohono o’odham) para rastrear y emboscar a sus irreconciliables enemigos apaches. Ahora, el gobierno mexicano adoptaba la misma medida, reclutando a indígenas acaxees y rarámuris (tarahumaras) para acorralar a los guerrilleros yaquis que hacían incursiones fuera del Bacatete.

Esta medida tuvo repercusiones hostiles hacia los ayudantes del gobierno: las autoridades del Gobierno de Arizpe recibieron un día un costal lleno de manos cortadas con señas acaxees, manos que habían sido enviadas por los ópatas del Cerro del Tiburón, en la costa de Guaymas.

Mientras la influencia de Juan Bandera continuaba creciendo, la junta del gobierno sonorense se trasladó a Cosalá, en Sinaloa, y desde allí, el gobernador Elías Gonzáles comenzó a apoyar la causa del cacique José Madrid, quien tenía el apoyo de varias tribus yaquis y mayos, promoviendo el famosísimo divide et impera. Los enfrentamientos entre los mismos yaquis se fueron agravando, llegando a un enfrentamiento en el Río El Fuerte en que Juan Bandera pidió ayuda a los ópatas y mayos para derrotar a Madrid, mientras que éste contó con apoyo del gobierno federal.

A finales de 1827, Antonio Félix de Castro, padrino religioso de Juan Bandera, encabezó las negociaciones de paz después de dos años de alzamiento, y convenció a ambas partes para firmarla con el reconocimiento de Juan Bandera como principal dirigente de la Confederación Yaqui, y aunque el gobierno mexicano se negó a reconocerles como nación independiente, estos seguían ignorando a las autoridades impuestas por los federales y seguían realizando incursiones en las haciendas con el find e hostilizar a los colonos yoris y presionar al gobierno para que devolviera sus tierras.

Última etapa: ocaso de Juan Bandera y la enemistad del yori

La paz, ya de por sí muy frágil, fue rota de nuevo en 1829, cuando tropas federales expulsaron a pobladores de Cocorit y Potam para integrarlas en ejidos y entregarlas a colonos estadounidenses. Juan Bandera declaró el estado de guerra contra México y los colonos yoris, y presto a dar el ejemplo realizó una expedición contra Potam y Cocorit asesinando, quemando y robando ganado, y guió a un ejército de alrededor de 4.000 yaquis a través de los caminos federales, atacando los poblados de El Pinto, Nacozari y Copeche, cerca de Ures y Hermosillo.

Los ataques a los poblados yoris eran brutales y la mayoría de las veces no se podía atrapar a los perpetradores porque desaparecían en el Bacatete antes de que llegaran las tropas federales. Esta situación fue vivida por la población blanca durante casi dos años, hasta que en 1831, fecha en que se separaron los estados de Sonora y Sinaloa en gobiernos diferentes, el Congreso de la Unión, presionado por la ciudadanía, ofreció el indulto a los yaquis sublevados y aseguró en el mando de estos a Juan Bandera, nombrándolo Jefe de los Yoemé (nombre con que se conocen a sí mismos los yaquis) y General de la Nación, convirtiendo en asalariados a él y a sus tropas y regularizándolos como Ejército Regular Yoemé en conformación de la Segunda Zona Militar.

Distribución de los yaquis en Sonora

Al año siguiente de la pacificación, el gobernador Escalante mandó llamar a conferencia a Juan Bandera a la Zona Militar de Hermosillo, pero al cruzar por El Ronco fue emboscado por hombres de José María Madrid. Bandera dió por asegurado que la trampa había sido tendida por las autoridades federales y como venganza apresó y colgó a los agentes de Madrid en Vicam y Cocorit. Al llegar a Rahum hizo saber a los yaquis sobre el intento de asesinato de que había sido víctima y alistó a las tropas. Avanzó hasta Guaymas, donde se le unieron las fuerzas ópatas de Virgen Gutierrez y en Navojoa los mayos de Jacinto Salvador. El plan era atacar el poblado de Los Álamos, donde se encontraba el 2° Regimiento y rendirlos antes de que el gobernador Leonardo Escalante acudiera en ayuda de los cercados desde Hermosillo.

El ataque a Los Álamos comenzó en septiembre de 1832, resultando en derrota para los rebeldes que se tuvieron que replegar a Choix y de ahí a Guaymas, viéndose acorralados por el 5° Regimiento procedente de Zacatecas y la Columna Angelina que mandaba Leonardo Escalante desde Hermosillo. En Guaymas, los mayos se separaron para internarse en las manglerías de la Bahía de Lobos y de ahí cruzar hasta El Tiburón, donde se refugiarían hasta que pasara la tempestad. Pero Bandera no disolvió sus fuerzas, sino que pretendía rodear a las fuerzas federales y huir por la noche a Torim, donde se habían refugiado cientos de familias yaquis.

La expedición fue descubierta cuando los yaquis se aproximaban a Soyopa y la persecución duró toda la noche, quedando cientos de rebeldes aislados en los cerros y siendo derrotados por pequeños grupos. Bandera consiguió huir con algunas tropas hasta Torim, donde fue sitiado el mes entrante y derrotado en una semana.

Juan Bandera fue enviado a Hermosillo para ser enjuiciado por la Corte Marcial al ser un General Mexicano, pero el caudillo se arrancó las insignias nada más entrar al edificio y pidió ser juzgado como un forajido, no como un traidor a su patria, sino como un enemigo de los mexicanos y que, en vez de ser colgado fuese fusilado. Dos meses después, Juan Bandera y los Hermanos Gutierrez, Virgen y Dolores, fueron enviados a Arizpe, donde serían ejecutados fuera de su pueblo y lejos de sus partidarios.

Sin embargo, el espíritu revolucionario e indomable, y la personalidad arrolladora del yaqui Juan Bandera sembró semilla fuerte en la mentalidad del pueblo yaqui, que nunca cedió un ápice en su lucha por la pertenencia de sus tierras ancestrales. Con el tiempo otros caudillos imitarían a Juan Bandera, como Cajemé -de quien hablaré en otro artículo -y llevarían la lucha que parecía insípida y a todas luces ineficaz y sin sentido -muchos de los colonos blancos no se explicaban el por qué de la terquedad del yaqui, cuando de las decenas de tribus cahitas, ellos y los mayos eran los únicos que no se asimilaban a la Federación Mexicana -a un enfrentamiento idealista que vería su fin después de un siglo de la muerte de Juan Bandera.


LA PLAZA HIDALGO

A principios del Siglo XIX la población de Hermosillo era un caserío disperso en los alrededores del cerro de la Campana. Un pueblo con malas comunicaciones hacia el exterior y dedicado a la siembra y cría de ganado y con un parco movimiento comercial.

 


De esta época tenemos noticias de uno de los primeros mercados públicos, conocidos con el nombre de parián. Es muy probable que se trate del que generó el espacio abierto en la calle Obregón, entre las de Garmendia y Obregón. La nota, del 22 de noviembre de 1837 y dirigida por el Ayuntamiento a la Prefectura le informa que “se crían diariamente y con abundancia inmundicias de todas clases por los vendedores de cañas, sandías…” 

Por medio de este mismo oficio consultan sobre la posibilidad de cobrar una mínima pensión a los comerciantes y destinarlo al aseo de la Plazuela del mercado.

En el mismo año, el 4 de diciembre, el Ayuntamiento propone la compra de dos casas y el traslado de una acequia con el fin de ampliar y mejorar la plaza del parián. Las dos casas pertenecían, una al ciudadano Fernando Méndez y la otra al de “igual clase” Joaquín Varela. Aquella pequeña población, con sus casas habitación dispersas por los cuatro rumbos, inicia el reacomodo de plazas, calles y acequias buscando darle un mejor orden.


No encontramos más noticias sobre esta plaza. Pero en una foto panorámica de Hermosillo de 1890, misma que puede apreciar en el fólder de la Plaza Zaragoza, vemos en la esquina inferior derecha un edificio en el lugar de la Plaza Hidalgo. La construcción ocupa por completo el espacio con puertas en las dos fachadas que pueden apreciarse en la foto. El inmueble tiene, por la cantidad de accesos, u

n marcado carácter comercial. No tenemos noticias de la fecha en que fue demolido, siendo probable que esto haya sucedido en la década de 1910, al construirse el Mercado Municipal No. 1, “José María Pino Suárez.”

         Es muy probable que en esta década de 1910 se hayan levantado las construcciones de estilo porfirista que aun sobreviven, el Banco de Sonora, ocupado ahora por las oficinas del Instituto Sonorense de Cultura; las conocidas como las Casas Camou, la del poniente sede del Colegio de Sonora y la del oriente por Radio Sonora; el edificio que ocupar

a el Banco de México y en la actualidad la conocida “Barra Hidalgo” y, al sur de la plaza, calle de por medio, la biblioteca del citado Colegio de Sonora. Es probable pues, que estas construcciones sean posteriores a 1900, dadas las características arquitectónicas con ornamentación mucho más elaborada que las anteriores al porfiriato, con sus sencillos enmarques en puertas y ventanas.

         Por las construcciones bancarias y habitacionales, presumimos que la Plaza Hidalgo fue en aquellos tiempos de don Porfirio, un centro de reunión de lo más granado de la sociedad. Narran las crónicas que en las cercanías el Banco de Sonora abría sus puertas la cantina “La Central”. Un establecimiento de buena presentación propiedad de don Alberto Monteverde.

A estas construcciones agreguemos el desafortunadamente desaparecido Teatro Noriega, en la esquina de las calles de Obregón y Garmendia. Uno de los centros de recreación y esparcimiento más importantes de aquel Hermosillo y que sobrevivió hasta mediados del siglo XX como el cine Noriega.

         El edificio del antiguo Banco de Sonora ha sido durante su historia la sede de agrupaciones y oficinas públicas. Recordemos sólo como ejemplo, aquellos años de

la media del siglo pasado, como centro de reunión de los miembros de la Alianza Hispano Americana. En el mes de noviembre de 1945, un grupo de plomeros, electricistas y otros obreros de la construcción, remodelaba el viejo edificio bajo la supervisión de don Matías Cázares y la dirección del ingeniero Aureliano A. Corral.

Derribaron la bóveda del antiguo Banco de Sonora, construida con piedra y cemento, adaptando el espacio a las nuevas funciones de la “Logia Hermosillo No. 14” El proyecto de remodelación incluía “un magnífico salón biblioteca; sala de lectura; salón exclusivo para sesiones; hermoso salón de baile que será lo más moderno y novedoso de la costa del Pacífico; este salón servirá también como lunetario en caso ofrecido, teniendo cupo para 70 asientos, contará con un amplio y moderno foro; el local incluye también una sala de juegos y una barra de 13 metros de longitud equipada con fuente de refrescos y “quick lunch”.

El edificio fue reinaugurado, ya como sede de la Logia, el 31 de diciembre del mismo año con un elegante baile al que asistieron las Logias Supremas de Ciudad Juárez y Tucson.

         Con la apertura del boulevard Centenario, hoy boulevard Hidalgo, en el año de 1947, trasladaron la estatua de don Miguel Hidalgo y Costilla. En la foto central de este número podemos apreciar el aspecto anterior a la construcción de la Plazuela Hidalgo. En la actualidad es uno de los espacios públicos abiertos de gran ambiente cultural.

Ya son tradicionales los tianguis culturales celebrados cada sábado, donde se reúnen productores y rescatistas de la cultura compartiendo con un público que se da cita para disfrutar de las presentaciones de grupos musicales, de teatro, danza y otros. Está usted invitado a asistir.


Los fariseos

Los recuerdo desde la infancia. ¡Seres tan extraños recorriendo la región! La gente al verlos exclamaba: “Hay vienen los fariseos”. Así los llamaban. Unos les huían por temor y otros acudían prontos a verlos.

Pero los fariseos, ¿qué significado tienen, qué son?
 

Viene a la memoria un escrito del Nuevo Testamento, el cual, con la fuerza de un rayo, poderoso un Gran Ser traduce esa entrañable enseñanza para la humanidad.
Se trata de “El Fariseo y el Publicano”.

-“Dos hombres subieron al templo a orar: Uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como éste publicano; ayuno dos veces por semana y doy diezmo de todo lo que gano. Mas el publicano estando lejos no quería alzar los ojos al cielo, y decía: “Dios, sé propicio a mi, yo pecador”. Entonces Jesús El Cristo, le contestó: “Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido”.—
Cuánta profundidad contiene esta parábola, nos recuerda lo especial que nos creemos y la falsa humildad que tenemos, nos hace reflexionar.
El Yaqui dentro de la tribu es humilde, vive en la pobreza, pasa por inclemencias, no tiene nada, sin embargo dentro de él hay mucho de dar y lo hace. No da lo que le sobra. Todo lo da. Lo entrega todo.
¿Por qué la tribu yaqui eligió representar a este personaje en forma simbólica durante Semana Santa?
En contraste, es él, quien se viste de Fariseo. Asume ese papel a modo de manda.
Fabrica con sus propias manos una mascara que utiliza. Tras ella hay un sacrificio y anda por los pueblos durante 40 días.
No habla ni una palabra, mientras la usa. En su boca lleva un Rosario que le recuerda no caer en la tentación. Lleva una espada de madera en una mano,  mientras con su diestra en forma de cuchillo, va tocando madera con madera, haciendo ruidos extraños, como extraña es su presencia.
Esos ruidos son constantes y los hacen más fuertes según sea el caso. Su finalidad es llamar la atención y lo logran cuando están en una ceremonia de oración, por ejemplo en la noche de El Conti cuando se está orando.
 
Pero hay momentos en donde las cantoras (mujeres yaquis), agudizan su canto de tristeza que embarga y le da al ambiente una mística profunda que rodea el templo. Pero entonces los fariseos o chapayecas (también llamados así), mas intensifican sus movimientos para hacer intenso ruido, la idea es distraer a los asistentes para que no oren.
Su papel es distraer a la conciencia, y los primeros en caer son los niños, claro! porque los niños representan la inocencia “incauta” presa de una disfrazada maldad.
Ver eso en un templo llama a reflexionar. De cómo también en los adultos siempre tenemos un fariseo dentro de nosotros. Que no nos permite tener la concentración puesta en la oración.
Y los Yaquis contienen esos elementos simbólicos llenos de profundidad.
La gente los ve y dice: “Ahí vienen los fariseos”. Creen que su manda es danzar para pedir limosna. Sin embargo su finalidad no es pedir dinero. Al contrario, los fariseos yaquis se despojan de lo que traen externa e internamente.
Por ejemplo en el Sábado de Gloria fuimos testigos de la reacción de un fariseo al recibir un billete de 20 pesos y se los entregó a una niña pobre sin conocerla. Nadie lo vio excepto los foráneos que asistimos desde lejos en ese día tan concurrido de público que va a la ceremonia.
También es importante aclarar que los Fariseos de las 8 tribus yaquis no van a la ciudad a cumplir su manda. Les está prohibido. Fariseos vestidos con mascaras de piel de venado no son yaquis si no de tribus que vienen de Sinaloa. Los yaquis no salen de sus pueblos y siempre van acompañados de un “cabo” que es como su padrino quien los cuida de no caer en tentaciones. No danzan en esos días. Mueven la cintura haciendo sonar las pezuñas de animal colgantes como cinturón.
Siempre que el hombre yaqui va a ponerse la máscara debe estar acostado en el suelo  y desde ahí colocarla en su cabeza, simulando que está muerto y ahora vive en el personaje de la máscara.
Representa que ya no es él, sino un Fariseo.
Los fariseos llevan una responsabilidad, asumen un papel fundamental, para esas fechas el peor papel: ser fariseo.
Por eso su máscara simula lo grotesco, lo burdo, el ego.
Los Yaquis durante toda la cuaresma se ponen la máscara de la mentira que es lo contrario a la verdad. “Chapayeca” en lengua yaqui significa “nariz larga”. En ella va toda la carga, lo denso, lo absurdo, lo mezquino, lo miserable, el autoengaño de la soberbia. El fariseo representa un payaso, se mofa de sí mismo.
Mientras en nuestra sociedad, en contraste, no nos quitamos nuestra máscara, ni en cuaresma, nunca, y menos la lanzamos al fuego cada año.  Al contrario, tenemos varias máscaras y las vamos perfeccionando. Les damos un uso diario en el trabajo, a nivel social, en la religión, en la política, para cada ocasión hay un rostro… “Los que sonríen con solo media risa” como canta Silvio Rodríguez  en una de sus composiciones de “los presos de su propia cabeza acomodada”.
Los yaquis lo saben. Por eso fabrican máscaras y van recorriendo pueblos. Andan por todos los lugares de la región, llevando un conocimiento a cuestas y van recogiendo  una a una las miradas de la gente, como espejos: Son el reflejo de nosotros mismos que llevamos dentro.
Llena de consternación me doy cuenta que detrás de cada máscara hay un yaqui orando a cada momento “Señor, se propicio a mí, yo pecador”. Cumpliendo la manda van, por ellos y también por increíble que parezca, sin importar nuestra ignorancia, van por nosotros.
Ellos se dan, dan todo lo que poseen. Eso intangible, secreto, y al darlo, los hace más ligeros. La humildad de lo simple que los eleva, con los pies bien puestos sobre la tierra como el polvo está bien puesto en sus sandalias gastadas.
 
Van pregonando sin hablar. Su pregón es sin palabras y queda, no se lo lleva viento. En sus actos va el pregón, el sacrificio, lo entienda o no lo entienda la gente. Claro, ¿cómo vamos a entenderlo? si el sacrificio es un acto desterrado en nuestra vida, lo que nos rige es la comodidad y la autocomplacencia.
Ellos se entregan en su promesa a Dios, mientras que nosotros en verdad somos los fariseos.
Fariseos como sociedad y como individuos solo que nunca destruimos nuestras mascaras.
Los Yaquis en un solo día, el Sábado de Gloria, reúnen todas las máscaras en cada uno de los 8 tribus y les prenden fuego.
Ahí, junto a sus espadas de madera, arde también el Judas Iscariote, símbolo profundo oculto, que ellos conocen y respetan. Porque la traición también cumple un papel, el mas oscuro, representado en forma de cruz de palmas que en llamas se consumen hasta incinerarlo todo.
Entonces se redime ante la creación, y su espíritu, cual ave fénix, se convierte en el viento mismo, que besa el Bacatete.
Y con la traición hecha cenizas, los Yaquis fortalecen la lealtad. Ese valor impregnado en su sangre que resucita. Que vive en ellos aún más. Ese día  es de Gloria en el cual respiran Libertad…

LA HISTORIA DE UN HUMILDE: EL MAÍZ

Aun en nuestro tiempo, millones de personas en todo el mundo creen que el maíz es de origen africano, hindú, turco o europeo, porque simplemente se le conoce con el nombre de otro grano.

El nombre que se da al maíz, fuera de América, ha sido fuente de confusiones. En lenguas de todo el mundo el maíz no tiene nombre propio y exclusivo, se le denomina: corn, milho, sorgo de Egipto, grano de Siria o de Turquía, trigo de la Meca, trigo de Indias o de Turquía, trigo de España, grano de Portugal, grano de los hombres blancos, kukuruz, sorgo, mijo, panizo, etcétera. Incluso, en México lo nombramos en español: “maíz”, termino prestado de la lengua Caribe.

Con el paso del tiempo el maíz desterró o desplazó al cereal antiguo, el calificativo original del maíz se perdió y éste conservó simplemente el nombre del grano desplazado o desterrado, o el del lugar de su última migración. Estos nombres tienen apoyo en muchas posiciones que rechazan su origen americano o que ubican la migración de la planta mucho antes del contacto colombino del siglo XV (Jeffreys, 1971).

Incluso, tratadistas hubo que creyeron encontrar referencias al maíz en la Biblia, en Herodoto y en clásicos chinos e indios. Hasta con descaradas falsificaciones, como en la famosa “Carta del maíz” (Riant, 1877), que “documentaba” el origen del maíz. Sólidos datos y hallazgos arqueológicos sustentan fundadas teorías de que el maíz es original americano, independiente de la naturaleza y producto de la civilización americanas.

Investigaciones científicas modernas han permitido precisar el tiempo y el espacio en que la planta fue domesticada, arrancada del estado silvestre para volverse dependiente del cuidado humano.

Las evidencias botánicas basadas en la distribución geográfica de las variedades cultivadas de la planta, se vieron confundidas por la existencia del maíz silvestre. Nueva luz proyecta la presencia -exclusivamente en territorio americano- de las parientes silvestres más cercanos a nuestro maíz actual: el Teosinte (Euchlaena mexicana) y el Tripsacum

Excavaciones en Nuevo México (Dick, 1948) y en Tamaulipas (McNeish, 1964), desenterraron restos de maíz. Los restos más antiguos -olotes del tamaño de un dedo meñique-, arrojaron la fecha de cinco mil años de antigüedad en la prueba del carbono 14. Pese a su diminuto tamaño se trataba de maíz domesticado, obtenido por la práctica humana de la agricultura.

Posteriores excavaciones en Centroamérica y en los estados mexicanos de Chiapas y Oaxaca encontraron nuevos restos, pero de menor antigüedad; hasta que un día, en las excavaciones para los cimientos de la Torre Latinoamérica en el centro de la ciudad de México, se encontró polen de maíz (o de su ancestro silvestre). Este hallazgo arrojo fechado de 80 mil años atrás…definitivamente mucho antes de la ocupación humana del Nuevo Mundo.

El trabajo de los arqueólogos presenta la domesticación del maíz como una creación colectiva e histórica de los antiguos pueblos americanos. Fue un proceso disperso y geográficamente fragmentado. Postulan que el maíz silvestre -hoy desaparecido-, es el antepasado del maíz.

Otra corriente difiere sosteniendo que el maíz y sus parientes mas cercanos -en especial el teosintle- descienden de un antepasado común: un pasto hoy desaparecido. Otros objetan lo anterior y argumentan la inexistencia de ese ancestro como una planta viva o como un fósil.

Sin embargo los hallazgos arqueológicos permiten reconstruir verosímilmente el antepasado silvestre del maíz y la existencia del teosintle como ese. La transformación de la mazorca tiene opinantes en el sentido que no fue gradual, sino una mutación repentina.

Lo que si esta fuera de duda, es que la persistencia y el desarrollo del maíz solo puede explicarse por la selección artificial, por la intervención humana en el rescate, protección y reproducción artificial de una especie vegetal condenada a muerte en su estado natural por su incapacidad de dispersión del fruto.

Las culturas americanas precolombinas tenían la memoria del maíz -y puede que hasta la historia de su domesticación- a través de su mitología precolombina. Las civilizaciones del viejo mundo no ofrecen memoria alguna del conocimiento y use del maíz antes del gran contacto del siglo XV.

El maíz es eje de la historia de los pueblos americanos antes y después del contacto del descubrimiento y es pieza central en la civilización moderna.


PRIMEROS ESPAÑOLES Y BATALLA DECISIVA CON LOS YAQUIS:

 Los primeros españoles que pisaron tierras sonorenses lo hicieron en los últimos días de septiembre del año de 1533. cuando Diego de Guzmán se internó en el territorio que ahora ocupa el Estado, llegando hasta la ribera del río Yaquimí, ahora Yaqui.


En 1614, ochenta años después, el misionero jesuíta Pedro Méndez estableció las primeras misiones entre la Tribu Mayo, pero fueron las acciones y hechos sucedidos en el período transcurrido entre 1609 y 1617, los que habrán de tener mayor trascendencia en las futuras relaciones entre los conquistadores y nuestras tribus y qué, indirectamente, tuvieron una gran influencia en la formación del sonorense de nuestros días.

Después de dos intentos fallidos de establecer la autoridad española sobre la tribu yaqui, el Capitán Diego Martínez de Hurdaide organizó en el año de 1609 el mayor ejército que hasta entonces se hubiera visto en el norte de la Nueva España, para enfrentarlo a los aguerridos yaquis y de una vez por todas lograr su sumisión.

El ejército del Capitán Hurdaide estaba integrado con 4,000 guerreros indígenas de las tribus de los sinaloas, los ocoronis, los tehuecos y otras que previamente habían sido sometidas militarmente e incorporadas al sistema misional en los ríos Sinaloa, Fuerte y Culiacán. Este ejército se apoyaba con un cuerpo de caballería de 44 soldados españoles bien dotados de armas y de sus armaduras, además de soldados de infantería provistos de lanzas, espadas. arcabuces y un cañon.

Según la versión de los propios españoles relatada por el misionero jesuíta Don Andrés Perez de Rivas, el ejército yaqui se componía de 7,000 hombres que prestos habían acudido de las 80 rancherías que se encontraban al margen de su río y que constituían la nación yaqui, para defender su tierra de los invasores.

La dotación de pólvora, municiones y alimentos con que contaba la fuerza española, la presencia en el combate de la caballería que los guerreros yaquis enfrentarían por primera vez, la coraza defensiva que el guerrero peninsular llevaba en su atavío militar que le defendía con gran éxito de las flechas enemigas, y, en fin, todos los elementos modernos para esa época presentes en el ejército español, incluido el de su organización y el de ser mandados por un jefe militar que había tenido un gran éxito en todas sus campañas, conducían a pensar que eventualmente la victoria habría de inclinarse al lado del conquistador.

Al despuntar el alba los yaquis cruzaron resueltos y desafiantes el rio y atacaron el campamento enemigo con tal ímpetu y frenesí que los defensores solo se sostuvieron a causa de grandes bajas entre muertos y heridos. Cada vez que los defensores lograban recuperarse y pasaban a la ofensiva, los yaquis cruzaban el río utilizándolo como trinchera, pero volvían de nuevo al ataque en cuanto rehacían sus fuerzas.

En el curso de la batalla que duró todo el día, además de algunas escaramuzas nocturnas, todos los españoles resultaron heridos, pero ninguno fué muerto, a diferencia de las fuerzas indígenas aliadas que sufrieron una gran cantidad de bajas. Los guerreros indígenas que reforzaban las armas españolas se desanimaron ante la fuerza de los ataques yaquis y dejando a numerosos muertos y heridos en el campo de batalla huyeron a sus tierras del Sur. Pronto fueron seguidos por la mitad del ejército español que rápidamente, unos a pié y otros montados, se dirigieron al presidio y pueblo de Sinaloa para salvar el pellejo.

La otra mitad de los soldados españoles se agruparon en torno a su jefe, el capitán Hurdaide, quién herido por una flecha que penetró su casco estuvo a punto de morir. Casi toda la noche estuvieron los españoles rodeados por los guerreros yaquis quienes querían la cabellera de Hurdaide para proclamar y celebrar su triunfo, pero éste, en un acto valiente y de ingenio, logró poco antes del amanecer, escabullirse y escapar con su muy deteriorado ejército.

CAMBIOS EN LA ESTRATEGIA DE LOS CONQUISTADORES:

Fué de tal magnitud la derrota sufrida por los españoles y el respeto que les inspiró el arrojo y valentía de los guerreros yaquis que el Capitán Hurdaide no consideró siquiera la inmediata reorganización de sus fuerzas ni realizar un nuevo ataque. y. de hecho, renunció a la pretensión de imponer, con base en la fuerza militar, el dominio español al norte del río Yaqui.

Es plenamente evidente que la derrota infligida por los yaquis a las huestes conquistadoras cambió totalmente la estrategia y los medios que la corona española habría de seguir para conquistar el territorio más septentrional de la Nueva España.

Los eventos que siguieron a la derrota de los españoles, durante seis o siete años hasta la entrada de los primeros misioneros al Yaqui en 1617, son sumamente raros e inexplicables.
Sobretodo porque los únicos testimonios con que contamos provienen de los propios españoles, quienes se negaban a reconocer en nuestros aborígenes actitudes humanas diferentes a las guerreras.

Lo que es evidente es que después de su triunfo los yaquis quedaron en una posición que les permitía imponer condiciones para llegar a la paz y que, en ese período de siete años estuvieron en continuo contacto con las tribus vecinas ya sometidas al sistema misional. Hacían visitas a sus vecinos del sur y por lo menos, se sabe de una delegación yaqui a Sinaloa de 400 miembros que representaban a la mayoría de las rancherías de la tribu. Los misioneros mostraban a los yaquis las nuevas habitaciones, escuelas, la iglesia, las explotaciones agrícolas, el ganado vacuno, caballar, caprino, etc. que debieron despertar en el yaqui un interés por conocer y aplicar en su provecho la nueva cultura.

Es de creerse, pues, que a las instancias de Hurdaide por lograr penetrar el Yaqui en son de paz, respondió la tribu con simpatía y buena voluntad pero imponiendo condiciones. De otro modo no se entiende que los primeros misioneros en tierras yaquis, el propio Perez de Rivas y Basilio, hayan entrado al valle acompañados únicamente de cuatro indígenas de las tribus vecinas, pero totalmente desprotegidos de la fuerzas militar, como era hasta entonces la costumbre.

Los testimonios españoles argumentaban que esta entrada de los misioneros y el subsecuente sometimiento de la tribu fué consecuencia del miedo de los yaquis a los poderes de hechicero que le atribuían a Hurdaide y al poderío de su ejército. Sin embargo. olvidan las derrotas que previamente a su aceptación de la paz habían infligido a las tropas españolas e ignoran la indiscutible capacidad de negociación de la tribu. Spicer dice: “esta negociación no se les impuso por la fuerza, no fué la paz que se alcanza con una tribu vencida, ni con un pueblo sin la organización y cohesión necesarias para resistir su conquista”.

No obstante que los primeros aborígenes Sonorenses sometidos fueron los mayos y que su conquista se realizó igual que la de sus vecinos del Sur, es decir, por la fuerza militar ejercida por Hurdaide y que además el Padre Méndez había establecido en tierras de los mayos las primeras misiones, es la entrada de los misioneros Perez de Rivas y Basilio al Yaqui en 1617, la que habrá de sentar las bases y fijar el rumbo y procedimiento para someter a las tribus asentadas aguas arriba del Río Yaqui y en todo el territorio de los que después sería Sonora.

Es decir, desde esa fecha, las tribus sonorenses habrían de ser sometidas por una arma y un método que la Corona Española consideró más efectivos que la espada y la fuerza: la cruz y el evangelio.

Este hecho habría de tener gran trascendencia, no solo por el éxito logrado en la empresa, sino en los efectos que entonces tuvo en los aborígenes y que sigue teniendo en la formación del sonorense actual.

Desde su primera entrada al Yaqui hasta su expulsión 150 años más tarde, los misioneros jesuitas redujeron a los indígenas sonorenses que habitaban en innumerables rancherías, en unos 40 pueblos de misión y otros tantos pueblos llamados de visita. Estos pueblos constituyen ahora la gran mayoría de las poblaciones rurales de Sonora.

Para atender militarmente a la población de las misiones así como a la de los reales de minas, el gobierno virreinal contaba con un presidio militar en el norte del ahora estado de Sinaloa y fue hasta 80 años después de la primera entrada misional que fundó lo que fué la Compañía Volante de Sonora que al asentarse en Santa Rosa de Corodéhuachi, daría lugar al primer presidio militar en Sonora, conocido como el presidio de la Frontera de los Apaches.

Al aceptar los indígenas el sometimiento militar y la nueva cultura por decisión propia y sin sufrir la pérdida de una a la que no estaban fuertemente arraigados. Por el propio atraso en que vivían, no tuvo grandes ni funestas consecuencias, como fué el caso con los aztecas y con los pueblos que constituían su imperio, los que sí se vieron sometidos a un gran choque traumático al serles impuesto un nuevo orden social y político por la fuerza y privarlos de su cultura que sin duda, era incomparablemente más adelantada que la de nuestros aborígenes sonorenses.

La colonización pacífica de los territorios sonorenses derivadas del hecho de armas de 1609, en el cual los yaquis derrotaron a las armas españolas y por el cual se cambió la actitud del conquistador y se suavizó la del indígena, habría de poner de relieve algunos aspectos que fueron trascendentes en la formación de la nueva raza:

La organización social y política de las comunidades misionales que no ponía énfasis en el respeto a las jerarquías sociales, donde la autoridad virreinal y consecuentemente la influencia de nobleza o familias poderosas, se encontraba tan lejana que podía considerarse ausente: el sistema de trabajo impuesto por los misioneros, en el cual el indígena sonorense nunca tuvo que trabajar sin remuneración, a diferencia de los indígenas sometidos en Mesoamérica donde las encomiendas los convertían casi en esclavos: y el autogobierno por los naturales que se hizo presente en cada pueblo de misión, son aspectos que dejaron honda huella en el sonorense de entonces y que no son ajenos al carácter y modo de ser del sonorense actual.

POBLACION INDIGENA A LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES:

Cuando los españoles llegaron por primera vez al noroeste de México, habitaban el territorio de lo que ahora es Sonora, infinidad de tribus que con excepción de los seris. derivan el mismo tronco lingüístico. Estas tribus vivían en pequeñas rancherías diseminadas por todo el territorio siguiendo el curso de los ríos Mayo, Yaqui, Sonora, San Miguel, Magdalena y Altar y todos sus afluentes que forman los pequeños valles de la sierra y los grandes valles de la zona costera.

No obstante el gran número de grupos originales antropólogos los han agrupado en siete principales, cuya población aborigen era la siguiente:

POBLACION ABORIGEN A LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES.
Mayos 25,000
Yaquis 35,000
Seris 5,000
Pimas Altos 1,000
Papagos 3,000
Pimas Bajos 25.000
Opatas 65.000
170,000

A la cifra de 170,000 habitantes aborígenes he llegado después de sugerir algunas modificaciones atendiendo a los nuevos límites políticos de la entidad, a las cifras originalmente propuestas por Carl o. Sauer, en su magnífico estudio

Las siete tribus principales que poblaban el actual territorio sonorense se distribuían en la siguiente manera: En el Sur, las dos ramas de la raza cahíta, mayos y yaquis sumaban 60,000 habitantes de los cuales 35,000 eran yaquis y 25,000 mayos. Estas dos tribus se asentaban en las riberas de los ríos que dan nombre a los valles y su ocupación principal, entonces como ahora, era la agricultura.

En la región occidental se desplazaban por toda la Costa los indios seris que a diferencia de las otras seis tribus principalmente les hablaban una lengua que no proviene del tronco común uto-azteca. Los seris no se dedicaban a la agricultura sino que eran recolectores y cazadores. Sauer estimó que a la llegada de los españoles la población seri, incluyendo las ramas salinero, tiburón, carrizo y la propiamente seri, era de 5,000 habitantes.

En el norte y noroeste del Estado. en el territorio que los españoles conocieron como la Pimería, habitaba en número de 20,000 la tribu de los pimas altos: sin embargo, debido a que una buena parte de ellos vivían en el territorio que después perdimos y que quedó comprendido en el estado de Arizona, para llegar a la cifra total he incluído como pimas altos solo a 12,000 habitantes.
Igualmente sucedió con la tribu de los pápagos quienes ocupaban territorio de la Pimería que en su mayor parte es ahora de Arizona, por lo que en la cifra total se incluyen únicamente a 3,000 indígenas de esta tribu.

Los pimas altos vivían asentados en las riberas de los ríos Magdalena y Altar, mientras que los pápagos llevaban una vida seminómada a que los forzaba la escasez del agua en la zona desértica que habitaban.

De la misma rama lingúistica de los pimas altos pero bastante más sofisticados en la explotación agrícola, la cual practicaban en los pueblos situados en la parte central del estado en las márgenes de los ríos San Miguel, Sonora y Yaqui, vivían alrededor de 25.000 nebomes, conocidos también con el nombre de pimas bajos. Por el sur colindaban los nebomes con la nación yaqui y al norte con la Opatería o nación de los ópatas.

Esta tribu, la de los ópatas o eudeves. era con mucho, la más numerosa de las tribus indígenas cuando los españoles arribaron a territorio sonorense, Sauer le calcula una población de 65,000 incluyendo algunas ramas que como las jovas estaban ya siendo absorbidas por la tribu cuando los primeros jesuítas llegaron a su tierra.

Ahora bien, si hemos de dar como buenos los datos que nos ofrece Sauer, y existen muchos testimonios escritos de la era colonial que ayudan a calificarlos como correctos, sería sumamente interesante analizar al devenir poblacional durante los 450 años transcurridos desde la llegada de los españoles hasta nuestros días. Ese interesantísimo trabajo, sin embargo, es una tarea mucho mayor de la que esta sencilla ponencia se ha impuesto, y me concretaré en ella, a hacer una simple comparación entre los datos de población indígena del inicio del período y la que hoy existe.

POBLACION INDIGENA SONORENSE EN LA ACTUALIDAD:

No obstante una notable discrepancia entre la información sobre población indígena en Sonora, proporcionada por los inciertos resultados del censo de 1980 y los datos obtenidos del Instituto Nacional Indigenista sobre la población indígena que vive en las localidades del Estado atendidas por los Centros Coordinadores del I.N.I., he obtenido una información basada en ambas fuentes que considero muy cercana a la realidad.

Esta población para los grupos indígenas sonorenses es como sigue:
Mayos 57,000
Yaquis 26,000
Guarijios 1,980
Seris 565
Pápagos 467
Pimas 240
86,252

Este último grupo, el de los Pimas, vive en una pequeña ranchería en el municipio de Bacerac que se encuentra en el extremo noreste del Estado.

Los pápagos viven en 8 localidades de los municipios de Altar, Saric. Caborca y Puerto Peñasco.
Los 1,980 guarijíos se distribuyen en 25 localidades de los dos municipios más al sureste de la entidad, como son Alamos y Quiriego.

Tanto los pimas como los guarijíos, sobretodo estos últimos, viven en condiciones de mucho atrazo cultural y gran pobreza material, pudiéndoseles considerar totalmente marginados del desarrollo de la entidad.

Los pápagos y los seris no pueden considerárseles marginados puesto que participan modestamente pero mostrando buenos adelantos, los primeros en actividades ganaderas y los segundos en la pesca y en las artesanías, en las que han dado fama a las figuras de palo fierro tallado

Pero los dos grupos más numerosos y que constituyen más del 96% de la población total indígena, los mayos y Yaquis, no solo participan en las actividades económicas de la entidad sino qué actúan en varias áreas, como lo son, agricultura, ganadería, pesca y pequeña industria.

Especialmente los yaquis cuentan con magníficos agostaderos tierras agrícolas y agua de la presa de su río en cantidades suficientes para que todos los integrantes del grupo pudieran gozar de una regular posición económica. El principal impedimento para lograrlo ha sido hasta ahora, la falta de educación general y la ausencia de liderazgo bien intencionado que se tradujera en una mejor organización.


EL VALLE, NAVOJOA

AVENTURAS EN EL VALLE

alt


Nada más salimos del aeropuerto y sin muchos rodeos, como son allá en el norte, me dijeron: “la raza ya está bien puesta para darle”. Aunque en verdad no habíamos platicado mucho más antes del viaje, sólo tenía su promesa de que viviría una aventura inolvidable.

Como sea, no sabía de qué se trataba por más que lo intentaba no podía imaginar qué tanta raza podía ser ni que tan puestos podían estar, pero estaba a punto de averiguarlo.
Texto: Mauricio Ramos Vázquez-Mellado ()

Ojos que no ven, corazón que no siente

Al llegar al hotel nos vimos con Jesús Bouvet, quien dirige el club Lobo Aventurismo, en Navojoa, y sólo de ver la bicicleta que traía, supe que la “raza”, efectivamente estaba bien puesta. Junto con Carlos y Pancho planeamos la ruta, los horarios y el equipo necesario para nuestra expedición. En menos de media hora me quedó claro que aquí, además de chiles y cebada, saben de aventura. Quizá es el estereotipo, pero me costaba imaginar a un ganadero o a un ingeniero agrónomo bajarse de su troca –sombrero y botas bien puestas–, para equiparse hasta los dientes y salir a pedalear en su bicicleta de doble suspensión.

Bajo advertencia no hay engaño
Habíamos acordado el itinerario y todos los detalles de logística. La utilería pesada: kayaks, cuerdas, bicicletas de montaña y caballos, así como los pequeños detalles, protector solar, repelente y provisiones para cada salida. Entonces surgió la pregunta: ¿cuántos somos? La cual bien pudo ser: ¿cuántos cabemos? Y es que mientras ellos hacían el conteo, yo sólo podía recordar las palabras de mi amigo, “la raza está bien puesta”… Nunca había visto tal entusiasmo, en verdad me quedé boquiabierto.

DÍA 1
Estero de Moroncarit, el edén de las aves
Necesitamos tres camionetas para poder transportar los ocho kayaks –en su mayoría dobles y triples–, hasta el Puerto de Yávaros, famoso no sólo por sus sardinas, sino por la belleza natural de sus alrededores. Comenzamos a remar por el laberinto de mangle, el cual es refugio para miles de aves marinas residentes y migratorias, cientos de brantas, garzas, grullas, pelícanos blancos y cafés, patos (golondrino y calvo), espátulas rosadas, varias especies de gaviotas, fragatas y gallitos de mar, revolotean en cada rincón de este lugar. Nunca había visto tal cantidad de aves juntas.

La remada es poco técnica en los trechos abiertos del mangle, pero a lo largo del camino hay algunas enramadas en la que hay que maniobrar con precisión, no sólo por el riesgo de quedar atorado entre las ramas, sino por que el más mínimo alboroto puede provocar el ataque de unos 5,000 mosquitos, cosa que es poco recomendable. Para poder ver aves es importante remar en silencio, de lo contrario es casi imposible acercarse.

Disfrutamos tanto de este hermoso lugar que decidimos aguantar la “hora pico” –en la que los mosquitos lo dominan todo–, para presenciar el atardecer que en esta región es un verdadero espectáculo. Por cierto, la pasión con la que Spiro registraba el comportamiento de esta diversidad de aves es realmente contagiosa, al grado que todos nos peleamos por usar sus binoculares de repuesto, pues los suyos no los suelta ni por equivocación, y es que a través de su minucioso estudio –hasta el momento ha registrado 125 especies de aves–, ha podido involucrar al sector empresarial de Huatabampo para la creación de la Fundación Mangle Negro, A.C.

Día 2
En busca de lobo marino
A la mañana siguiente madrugamos para regresar al mismo puerto, esta vez para navegar por mar en busca del lobo marino que por temporadas habita en estas costas. Aunque son loberías pequeñas, resultan muy atractivas por la conducta tan sociable que han mostrado estos mamíferos ante la presencia humana. Remamos a lo largo del puente quemado y más allá de los riscos que frecuentan y no hubo suerte. Entonces, Spiro dijo: “ni modo, vamos a la playa a ver si hay pájaros bobos”, lo que no me parecía muy prometedor que digamos, pero pronto salí de mi error. Conforme nos fuimos acercando, empecé a distinguir una mancha sobre la playa que parecía extenderse por unos 50 o 60 metros. En efecto, ahí había muchas aves, cientos de ellas, quizá mil, y para mi sorpresa ese no era nuestro destino. Un par de kilómetros más adelante estábamos frente a una gran mancha, de unos 400 metros, formada por cormoranes y pájaros bobos de patas azules. Pancho me dijo que ahí me esperaban porque en cuanto pusiera un pie en la arena echarían a volar, y así fue, en cuanto desembarqué empezaron las parvadas de 100 a 200 aves a la vez, despegando unas tras otras en un espectáculo sin igual . En pocos minutos la playa estaba desierta.

A pesar de la corriente en contra, lo que dificultaba nuestro regreso, todavía paramos a observar los nidos de los ostreros que muy bien camuflajeados se pueden encontrar a unos cuantos metros de la orilla. Justo al llegar, nos encontramos con una familia de delfines que se alimentaba frente a la playa, lo que sirvió para cerrar la travesía con broche de oro.

La cima más alta del valle
Cualquiera hubiera tenido suficiente con la remada de la mañana, pero el ascenso a la cima más alta del valle ya estaba programada, así es que después de una buena comida nos fuimos a Etchojoa, donde destaca solitaria una serranía de siete cumbres: Bayajórito, Moyacahui, Junelancahui, La Campana, Oromuni, Totocame y Babucahui, entre las cuales la del Mayocahui es la más alta (150 metros de altura), aunque no representa un gran reto, la vista desde la cima bien vale la pena.

El monte está lleno de diferentes tipos de cactáceas y mezquites, los cuales son aprovechados por diferentes tipos de aves, como el carpintero del desierto, la golondrina azul, el verdugón norteño y el máximo depredador aéreo, el halcón peregrino.

Día 3
El caballo de acero
La idea del ganadero con shorts de licra pedaleando una bicicleta de montaña seguía siendo un poco extraña, pero Jesús y Guillermo Barrón ya no aguantaban las ganas de “darme carrilla” en los senderos que ellos mismos han trazado dentro del Rancho Santa Cruz. ¿Quién hubiera dicho que Memo es campeón estatal y uno de los ciclistas nacionales más destacados de la categoría master?

En otras palabras, el amigo “le pega” muy duro a esto. Por lo general usan las brechas que deja el ganado en su paso por el monte, a las cuales hay que darles mantenimiento periódico, pues aunque aquí la maleza no crece como en el sur de la República, un choque contra un mezquite o algún tipo de cactácea podría convertirse en la peor pesadilla de cualquier ciclista. El paisaje cambia dramáticamente con las estaciones, por lo que las pistas son siempre diferentes.

 En la época de lluvias el verde revienta por cualquier rincón; y en sequía, las ramas pardas se funden con el color de la tierra y es fácil perderse en los senderos. Spiro y yo estuvimos un buen rato tratando de encontrar los rastros de la pista del jubileo, por donde se habían ido los demás. Era una sensación muy extraña, porque los podíamos escuchar, pero no ver, era como si estuvieran camuflajeados con la maleza.

Día 4 y 5
El secreto de San Bernardo
A estas alturas del viaje estaba bien convencido de que esta región ofrece aventuras para todos los gustos, pero no sabía que aún me aguardaba una sorpresa más. Carlos me había hablado mucho de la belleza de San Bernardo, al norte de Álamos, casi frontera con Chihuahua. Después de una par de horas de viaje, la camioneta en la que íbamos Lalo, Abraham, Pancho, Spiro y yo finalmente se detuvo frente al Hotel Divisadero, en el centro de San Bernardo, donde ya nos esperaba Lauro y su familia. Después de comer comenzó la expedición.

¡Era un paraíso de increíbles formaciones rocosas! Para cuando regresamos al hotel, ya nos habían organizado una carne asada en compañía de las autoridades de pueblo. Al día siguiente salimos, unos a caballo y otros en mula, por un cañón conocido como Los Enjambres, el cual es un verdadero espectáculo.

Con esto terminó nuestro viaje, muy agradecidos de haber compartido momentos inolvidables con quienes nos recibieron y enseñaron este paraíso 100% mexicano para aventureros de corazón.

ITINERARIOS PARA AVENTUREROS
El club Lobo Aventurismo puede armar una semana de acción total:

Lunes
Kayak, bicicleta de ruta, montaña o de mantenimiento.

Martes
Meditación, la aventura suprema.

Miércoles
Bicicleta de montaña en rutas y pistas aledañas.

Jueves
Kayak, bicicleta de ruta o montaña o mantenimiento.

Viernes
Ascenso al cerro El Bachivo.

Sábado
Sierra de Álamos en bicicleta o salida épica (5 a 12 horas).

Domingo
Carreras de bicicletas de ruta o montaña o Moto Trial.

DÓNDE HOSPEDARSE

Hotel del Mayo
Otero y Jiménez s/n
Navojoa, Sonora
Teléfono: 01 (642) 422 6828.
Lada sin costo: 01-800-022-3148
moteldelmayo.com.mx

Hotel Divisadero
En San Bernardo
Teléfono: 01 (647) 482 9974.

SERVICIOS TURÍSTICOS

Spiro-eco Tours
Teléfono: 01 (647) 426 5367.
kayaker_spiro@hotmail.com

Lobo Aventurismo
Teléfono: 01 (642) 422 6828.
jbouvet@prodigy.net.mx

Fuente: México desconocido No. 366 / Agosto 2007


LOS APACHES

LA CAPTURA DE LA INDIA

Por: Néstor Fierros Moreno.

Los apaches fueron el principal azote de los pueblos situados en la región oriental del Estado, desde el río Bavispe, hasta el Distrito de Sahuaripa.
Se cuentan sucesos sobre los terribles asesinatos, que cometían estos bárbaros, registrados desde la dominación española, pasando por la época colonial, hasta el México independiente.

Las precarias vías de comunicación en ese tiempo, hacían difícil las operaciones para combatirlos con eficacia; aunándosele a esto, las constantes revueltas y cuartelazos que se registraban en Sonora en esos tiempos. Esa situación política, hasta cierto punto era favorable a los salvajes, pues el gobierno dedicaba armas y hombres a combatir a los rebeldes que a los indios.

Finalmente el 4 de agosto de 1884, acosado por la activa persecución que hacían tropas mexicanas y americanas, se presento en la hacienda de Cuchuta al sur de Fronteras, el indio Geronimo solicitando la rendición para el y su gente; llegaron en una situación muy lamentable, muertos de hambre y perseguidos por las tropas de dos países.

Fueron finalmente conducidos a la Reservación de San Carlos en Arizona por las autoridades de aquel país. Sin embargo, varias bandas de apaches quedaron fuera del control de Geronimo en la Sierra Madre, donde de vez en cuando cometían algunas fechorías.
Una familia apache tenia su guarida en la sierra situada al noroeste de Oputho, (hoy Villa Hidalgo) como a unos 20 kilómetros; en una atalaya natural que domina todo el valle de Oputho, y que hoy se le conoce a dicho lugar como La India.

A principios de siglo, don Florentino Valencia el viejo, era propietario de esos terrenos donde tenia un rancho y fue durante el mes de mayo de 1909, cuando un grupo de vecinos del pueblo dirigidos por don Trinidad Durazo, se encontraban sofocando un incendio en la sierra, cuando de pronto, por el lado contrario al fuego, un grupo de apaches hacia lo mismo. Al ver a la gente del pueblo, los indios huyeron dejando abandonada en una cueva, que era su morada, a una mujer, que por su avanzada edad no la pudieron llevar con ellos.

Por cierto que entre esto voluntarios se encontraban Irineo Cheno, Donaciano Martínez Francisco y Loreto Durazo, Manuel Bracamontes, Francisco García (El Cucho), Plutarco Arvallo y Roman Salcido entre varios mas. Dispusieron llevar la india en las ancas del caballo de Plutarco hasta el pueblo, pasando por San Juan del Río. No sin antes pensar en un despiadado ataque que pudiera, realizar sus congéneres con el fin de rescatarla.
Por fin llegaron a Oputho y en esa época era presidente, municipal don Alfonso L. Durazo, quien la alojo en la cárcel publica, hasta donde los vecinos le llevaban comida, pero no la probaba, sino que la batía con las manos y les hablaba además en el dialecto.

Entonces recordaron que en el pueblo vivían Etanislao Galaz y Francisco Moreno apodado El Picudo, quienes en su niñez fueron cautivos de los apaches y lógicamente sabían, hablar el dialecto. Fueron ante la india y mostró cierta confianza. Decía que estaba muy asustada de ver tanta gente y pensaba que la iban a matar.
Un día, había mucha gente en el patio de la cárcel viendo como batía la comida.

Entonces llego en esos momentos el presidente municipal con una camisa blanca y la india, al verlo llegar se le acerco y con las manos llenas de comida, le sobo el pecho y mostrando un miedo atroz, le hablaba en su lengua el pánico al ver tanta gente.
Entonces Etanislao Galaz, a quien le conocía y le tenia,, confianza la calmo y le dijo que aquella gente deseaba verla bailar. Luego, la india al estar completamente calmada bailo una de sus danzas, y don Alfonso Durazo no pudo presenciarlo, pues tuvo que ir a su casa a mudarse de camisa.

La india, que se llamaba Salome Elias, fue trasladada de Oputho a Moctezuma que era la Prefectura del Distrito a disposición del Prefecto Francisco A. Chiapa.

 Este pidió instrucciones al gobernador del Estado y se le hizo saber que viera la forma donde colocar, ya sea en una casa particular donde fuera empleada, y así pudiera subsistir. Pero nadie en Moctezuma quería aquella amenaza, también de que estaba muy mayor, no hablaba castellano y no sabia hacer además un trabajo domestico; dando por resultado que la india se quedo a vivir en la Prefectura, siendo alimentada de nuevo por las gentes del pueblo.
En un principio la comida le producía diarrea, se llego aliviar hasta que le dieron carne cruda.

Un día de agosto de 1909, quizá sumida en la nostalgia de verse abandonada por su gente y rodeada por extraños, se lanzo del segundo piso de la prefectura, hallando la muerte al estrellarse contra el piso.
Presentamos a continuación algunos documentos que nos informan de este suceso.

“…Al margen un sello que dice: Prefectura del Distrito de Moctezuma. El C. Presidente Municipal de Oputho, en Oficio de 6 de mayo ultimo, dice a esta Prefectura lo siguiente: El día primero de este mes de mayo, como a las 10 de la mañana, y como a 5 leguas al noreste del pueblo mencionado fue encontrada por don Trinidad Durazo y unos vaqueros de don Florentino Valencia, una india que en esos momentos carneaba un caballo, la que presentaron ese día en esta presidencia, e inmediatamente se dispuso mandar una escolta de 15 hombres al mando de don Ignacio Madrid, con el objeto de reconocer el campo donde la india fue encontrada al fin de cerciorarse

si estaba acompanada de otros, y aun perseguirlos si algunos vestigios se encontraban de su estancia en aquel lugar, así mismo, y en el mismo día se dio conocimiento al Comisario de Huachinera, solicitando su ayuda, con el fin de ver si se lograba algún éxito, en este negocio; habiendo desde luego este funcionario, mandando cinco hombres al mando de don Faustino Parras y pasando al conocimiento del Comisario de La Estancia, quien mando una cuadrilla de indios chicapus con el objeto de incorporarse a los de mas soldados.

– Ayer como a las seis de la tarde, regreso la escolta del señor Madrid informando a esta presidencia, haber encontrado un lugar donde se advierte que han permanecido por algún tiempo los compañeros de la india, pues se encontraron una cueva en una de las alturas dominantes de .aquel lugar y en esta, objetos de servicio de estos, como gamuzas, una cantina, cuchillos y aun otras garras de importancia, y aun huellas de hombres, pero estas de algún tiempo no pudiendo encontrar vestigios

 del rumbo que tomaron, y por lo tanto dispusieron el regreso.- Lo que tengo la honra de informar a esa prefectura, remitiendo así mismo a la india de referencia al cuidado del cabo ….; y un soldado para lo que tenga bien disponer.
Lo que tengo el honor de transcribir a usted para su Superior conocimiento y del Señor Gobernador, manifestándole que esta en la cárcel de esta Cabecera la india de que se trata…Libertad y Constitución, Moctezuma, Son. Julio 17 de 1909. Francisco A. Chiapa (rubrica)

CONTESTA A LA ANTERIOR COMUNICACION

Señor Prefecto del Distrito: Moctezuma, Son.
He dado cuenta al C. Gobernador con el informe que rindió a esa Prefectura el Presidente Municipal de Oputho, y que se sirvió Ud. transcribir a esta Secretaria en Oficio fecha 17 del corriente, relativo a una india que fue encontrada en las inmediaciones de aquel pueblo por algunos vaqueros, la cual se encuentra detenida en la cárcel publica de aquella Cabecera.

En respuesta manifiesto a Ud. por acuerdo del mismo Superior Magistrado, se sirva depositar a la india de referencia en alguna casa particular donde pueda trabajar para subenir a sus necesidades.
Libertad y Constitución, Hermosillo, Sonora, Julio 23 de 1909.El Secretario. (sin firma)

Al Margen un sello que dice:
Estado de Sonora.- Prefectura del Distrito de Moctezuma.
Señor Secretario de Estado, Hermosillo.
Con referencia al superior Oficio de Ud. con fecha 23 de julio ultimo, en que se sirve ordenar, por acuerdo del Sr. Gobernador, que esta Prefectura deposite en alguna casa particular, donde pueda trabajar para cubrir sus necesidades, la india que se encuentra en la cárcel de esta Cabecera, tengo el honor de manifestar a Ud. en contestación que en ninguna casa de aquí quieren recibir a dicha india, que no habla ni una palabra de castellano, y esta totalmente imposibilitada para trabajar, pues probablemente tiene mas de 90 años.
Libertad y Constitución, Moctezuma, Sonora, Agosto 12 de 1909. Francisco A. Chiapa, Al C. Secretario de Estado, Hermosillo, Sonora.

Al C. Prefecto del Distrito de Moctezuma, Son.
Con referencia a la nota de Ud. con fecha 12 del corriente, en la que se sirve informar a esta Secretaria, que la india se encuentra detenida en esa Cabecera, esta imposibilitada para trabajar, manifiesto a Usted que el Señor Gobernador, en acuerdo de hoy, ha tenido a bien disponer que siga Ud. alimentándola por cuenta del Estado.
LIBERTAD Y CONSTITUCION. Hermosillo. Agosto de 1909.

Para el Superior conocimiento del C. Gobernador, tengo el honor de remitir a Ud. la papeleta con valor de 78.00 Pesos que se gastaron en la persecución de los indios apaches en la sierra de Oputo, durante el mes de mayo ultimo.
LIBERTAD Y CONSTITUCION. Moctezuma. Julio de 1909, Fco. A. Chiapa.

Al C. Prefecto de Moctezuma.-

Por acuerdo del C. Gobernador, devuelvo a Ud. sin autorizar el pago, la papeleta de gastos por valor de 78.00 pesos que se sirvió acompañar con su oficio 17 del corriente, erogados por el H. Ayuntamiento de Oputo, en persecución de los apaches en la sierra de ese municipio.
Como en tanto en la conciencia del Gobierno, como en todas las autoridades locales, se tiene la convicción de que no existen apaches en el Estado, el mismo Superior Magistrado ha tenido a bien acordar que el Ayuntamiento de Oputo pague la cuenta de referencia en virtud de haber dictado una disposición tan innecesaria, como la que origino el gasto de que se trata.
Al Prefecto del Distrito de Moctezuma.
LIBERTAD Y CONSTITUCION, Jul. 1909.

ESTADO DE SONORA, PREFECTURA DEL DISTRITO DE MOCTEZUMA (Sello)
Tengo el honor de participar a Ud. para el Superior conocimiento del C. Gobernador, que ayer murió la india apache SALOME ELTAS, de gastro-enteritis crónica, según Certificado expedido por el doctor Daniel L. Cirlos que la medicino durante su enfermedad.
LIBERTAD Y CONSTITUCION, Ago. 19 de 1909, Fco. A. Chiapa, Al C. Secretario de Estado, Hermosillo.

AL C. PREFECTO DEL DISTRITO DE MOCTEZUMA.-

Por Oficio de Ud. con fecha 19 del corriente, ha quedado impuesto el C. Gobernador, que en la citada fecha murió en ese lugar la india apache Salome Elias de gastro-enteritis crónica.-
LIBERTAD Y CONSTITUCIÓN, Hermosillo, Son. Agosto 25 de 1909.- Al C.. Prefecto del Distrito de Moctezuma.

E P I L O G O

Francisco A. Chiapa, el Prefecto del Distrito de Moctezuma, que fue protagonista este caso, había llegado a Sonora procedente de su Estado natal, Hidalgo, como maestro de primaria donde desempeño diversos cargos profesionales y administrativos, para pasar luego, merced a su conducta habilidosa y servil con la Superioridad, a ocupar cargos en la política, en cuya actuación se distinguió por su servilismo crueldad.
Fue el que ejecuto a los Talamante en Sahuaripa en 1911, y cometió otras arbitrariedades. Cuando el cuartelazo de 1913 fue coronel huertista.
En la batalla de Santa María, Chiapa hecho prisionero por las fuerzas del entonces coronel Alvaro Obregón, y se le fusilaron en el rancho de Tres Gitos, por el pelotón al mando del Mayor M. Antunez el 26 de junio de 1913.

(*) Por otra parte hay que señalar que esto es el parte oficial de la muerte de Salome Elías. Lógicamente que el Dr. Cirlo la estuvo atendiendo durante su enfermedad de diarrea cuando estuvo en la cárcel. Y se preguntan muchos porque se ocultaría la verdad; pues hubo numerosos testigos que la vieron cuando se arrojo del segundo piso del edificio de la Prefectura. Entre esos testigos se encuentran mis tíos y mi propio padre.


Muro Fronterizo Cruza por Tierra Nativa

Cada octubre, los miembros del tribu O’odham hacen una peregrinación del lado EEUU de su tierra a Magdalena, Sonora, en el lado mexicano, como parte de su festival anual de San Francisco Xavier.

  El desfile es parte de un evento más grande, con música, comida y baile y es su festival más grande del año. El aumento de la seguridad fronteriza en los últimos 20 años ha restringido este movimiento, pero todavía hacían la procesión anual. Hasta este año.

  SANTA CRUZ, Ariz. — La franja de tierra en el sur de Arizona que se extiende al estado mexicano de Sonora es un amplio y despoblado desierto, en gran parte dividido por montañas con algunos arbustos. Conduciendo por los caminos de tierra, bajo el sol ardiente, el desierto parece casi sin vida.

Pero en esta región vive la nación Tohono O’odham, una tribu de 25.000 personas. Hace más de 6.000 años que comparten la tierra con los pumas, jaguares y lobos. En el año 1853, sin embargo, la frontera México-Estados Unidos fue retrazada, dividiendo la nación O’odham en dos partes.

Sin embargo, la frontera en sí misma no presentó consecuencias graves para el tribu hasta que la Patrulla Fronteriza desarrolló una nueva estrategia para el control de la frontera en el suroeste a fines de los 90s.

  En ese momento, las operaciones de Gatekeeper (Guardián) en San Diego, Hold the Line (Mantenga la Línea) en El Paso y Safeguard: Arizona (Salvaguardia: Arizona) en Nogales movieron la seguridad fonteriza a las zonas urbanas.

El objetivo era forzar a los migrantes a cruzar por las regiones desoladas del desierto, donde estarían limitados por el terreno o detenidos más facilmente en los espacios abiertos. Pero la única cosa que cambió era dónde los migrantes cruzaban.

El pasillo estrecho que han sido forzados a tomar cruza por la reserva del Tohono O’odham.

Esta tierra también es donde el muro fronterizo sería construido, aislando a las comunidades O’odham y amenazando a los animales y la vegetación de la región biologicamente diversa de Sky Island (Isla del Cielo). Los miembros de la tribu y los ecologistas de la región están preocupados por el politizado tema de la inmigración indocumentada a los Estados Unidos. Quieren conservar la cultura y el hábitat que florecen aquí desde hace miles de años y ahora se enfrentan a la destrucción por la construcción de un muro.

Ancianos del tribu O’odham hacen un baile tradicional (R. Furtado)

El dos de octubre, las líneas eléctricas a una comunidad O’odham en México fueron cortadas, dejándolos sin energía. Un miembro del tribu decidió conducir hacia el lado de EEUU para obtener unos generadores para que la celebración pudiera continuar como estaba planeada. Mientras conducía, le pegaron un tiro a su camión.

La hermana del hombre, Ofelia Rivas, como muchos miembros del tribu, está convencida que las líneas cortadas y el tiroteo están relacionados, perpetuados por narcotraficantes que han establecido operaciones en la tierra de la tribu O’odham y están tratando de intimidar a los residentes.

Odelia es una anciana de la tribu y ha visto el impacto del aumento en la seguridad fronteriza en la tierra de su gente. Además de la agresión de los traficantes, ha tenido que sufrir el acoso de los agentes de la Patrulla Fronteriza y el movimiento restringido por los caminos tradicionales. “Una de las grandes cosas es que estamos afectados por la política migratoria y no somos inmigrantes”, dice. “Tenemos que llevar documentos para probar quiénes somos”.

Ofelia relata la historia de una detención de la Patrulla Fronteriza que se convirtió en un momento de terror para ella y su familia. Estaba con su hija y su nieto, conduciendo a su casa después de un baile que duró toda la noche, cuando fueron detenidos por la policía. “Inmediatamente nos dijeron que saliéramos del carro, porque estaba en el asiento de atrás y tengo la piel morena y no hablo inglés muy bien, sabes”. Ella preguntó por qué tenía que salir del carro y el agente le preguntó si era una ciudadana estadounidense o una cuidadana mexicana. Respondió, “Soy una O’odham. No sabe que está en mi tierra? Debe mostrar respeto”.

Ofelia Rivas (R. Furtado)

Entonces, Ofelia recuerda, el policía se enojó, le apuntó a su cabeza con la pistola, y le dijo que ella dijera si era mexicana o una cuidadana estadounidense. Él dijo que si ella no respondía, la esposaría y deportaría. “Dije, ádonde va a deportarme? México es mi territorio.

  La comunidad de mi padre está ahí. La comunidad de O’otham está ahí”. Ofelia nega con la cabeza. “Para entonces mi hija estaba llorando, mi nieto estaba llorando y yo no pude llorar porque estaba muy enfadada pero tenía mucho miedo”.

En ese momento, llegó otro camión de la Patrulla Fronteriza y el policía puso la pistola en su pistolera. Les dejaron irse en seguida.

Más allá del abuso y miedo, Ofelia está más preocupada por la posibilidad de la constucción de un muro. “No estamos de acuedo con este muro. Hice una declaración que era como un cuchillo en nuestra madre. Estas cosas de metal van a ir en nuestra madre y no podemos sacarlas”.

El terreno en este rincón del continente se llama Sky Island Mountains (las Montañas de la Isla del Cielo). El nombre alude al fenómeno natural de unas montañas de vegetación exuberante rodeadas por un mar de desierto. Se considera la región más diversa biologicamente de Norteamérica, conectando desierto, trópico y montañas.

Matt Skroch es el director ejecutivo de Sky Island Alliance (la Alianza de la Isla del Cielo), una organización sin fines de lucro que se dedica a la preservación de la región. La mayor parte de su energía la dedica a crear conciencia sobre la importancia de lo que llaman “la conectividad de la vida silvestre” por los dos lados de la frontera, la que dice sería devastada por la construcción de un muro.

“La región se define tanto en los Estados Unidos como en México”, explica Matt. “Es una región biológica y única que cruza la frontera internacional. En ese sentido, está muy conectada. Las Sky Islands al norte de la frontera están conectadas geográficamente, topográficamente, biológicamente, ecológicamente con las montañas al sur de la frontera. Y es imperativo que la permeabilidad del paisaje se mantenga para que nuestro red de vida, nuestras plantas y animales puedan migrar de acá para allá”.

Sergio Avila, un biólogo de la vida silvestre para la Sky Island Alliance, usa el ejemplo del jaguar, un animal nativo de la región, para explicar su posición.

Sergio Avila por la frontera. (J. Rojas)

“Los animales no saben nada de fronteras, de diferentes paises, idiomas ni visas. Entonces cualquier cosa que impide a los animales desplazarse va a ser un problema, no importa en qué lado los animales están… Sólo está dividiendo a la misma región. No dirán, bueno en qué lado está el jaguar? Está en el lado estadounidense? Vamos a dejarlo en los Estados Unidos? O va a vivir en México? No es bueno dejarlo por uno o otro lado. No debemos elegir para el animal”.


LARGO CAMINO DE LOS TOHONO A MAGDALENA

Esta noche ocurre la velación de “San Francisco” en el territorio tradicional tohono o’odham. Los sitios precisos son Magdalena de Kino, San Francisquito, Quitovac y un barrio de la ciudad de Sonoyta.
En el caso de la primera localidad, aunque su evento es masivo e interétnico, originalmente fue una conmemoración de los tohono o’odham.
En San Francisquito, pueblo ubicado en el desierto, cerca de la frontera con Estados Unidos, en el municipio de General Plutarco Elías Calles, se realiza la velación más tradicional.
En Quitovac, pueblo ubicado en el mismo municipio, pero relativamente cercano a la carretera Caborca-Sonoyta, se realiza desde hace algunos años. En la cabecera municipal se realiza también por parte de la comunidad tohono o’odham.
Este año se ha manifestado a través de los medios una situación que no es propia de esta temporada de peregrinación, sino que, como lo cuenta la gente de Magdalena de Kino, ha ocurrido desde hace varios años: el riesgo o la consumación de actos vandálicos contra los habitantes y propietarios originales de esta región, los tohono o’odham.
altLas dificultades de los tohono o’odham en su peregrinar, en su propio territorio ancestral, no son debido solamente a los actos de los delincuentes civiles; en una ocasión fui testigo, en “la línea” de Sonoyta, de la negación de tránsito a un grupo musical tohono o’odham proveniente de Arizona, que tenía como destino Quitovac, donde tocaría en la velación de San Francisco.
Sin duda que esta situación de inseguridad afecta las relaciones interétnicas entre Sonora y Arizona, las relaciones interculturales entre los sonorenses, y el turismo de Magdalena, que antes de ser de Kino, fue de la gente del desierto.
Foto de paisaje de Quitovac: TCS.
Foto de alfarera tohono o’odham: Edward Curtis.

 


Un viaje al mundo mágico de los GUARIJIOS

Debo advertir que este grupo es para muchos sonorenses, totalmente desconocido, en primer lugar por el hecho de que habita en lugares bastantes escabrosos en la montaña, y segundo, que apenas se están incorporando al lenguaje de las instituciones oficiales.

Para llegar a ellos fue una verdadera Odisea, ya que en 1980 que fue mi primer contacto, no había el camino que hoy los comunica por parte de su asentamiento ejidal que es Mesa Colorada, hasta la Comisaría de San Bernardo de Álamos, por lo que tuve que hacer un recorrido por el antiguo camino atravesando a pie poblados pequeños como Gujaray, Cuchujaqui y Burapach y algunas rancherías.

En estos sitios, algunos de estos indígenas habitan con gente blanca, desarrollando labores de peonaje y vaquereo en ranchos y predios agrícolas.

Para llegar a su región, fue necesario hacer un recorrido que nos llevaría a conocer como primeros puntos, algunas ciudades del sur del Estado tales como Cd. Obregón, Navojoa y por último Álamos.

Es esta una ciudad netamente colonial, donde podemos admirar todavía vestigios de tiempos idos en sus construcciones, así como la apacibilidad de reencontrarse con algo de nuestra historia, porque han de saber que ahí existió la primera casa de moneda de sonora, fue también una ciudad importante para la conquista por parte de los españoles en Sonora.

Hoy Álamos es considerado centro turístico importantísimo.

PARTIMOS  DE ALAMOS A LASIERRA

Después viene el internamiento que sería ya la recta final del viaje, ya que pasando Álamos se toma el camino a San Bernardo a través de un camino de terracería donde podemos observar pequeños poblados que se dedican a la ganadería, agricultura y también existen bastantes ejidos madereros por su proximidad con la Sierra Madre Occidental.

Luego viene la emoción de observar y caminar por las veredas y caminos de terracería que tuve que recorrer para llegar al poblado “Mesa Colorada”, destino final de mi visita a tan maravillosa y misteriosa región de Sonora.

En un primer momento, supuse lo fácil que sería hacer el recorrido ya que mi guía, un maestro de la tribu Mayo, me dijo que serían a lo sumo cinco horas o más, pero no contaba con mi condición de hombre citadino; así que las dificultades que presentaría un terreno escabroso se pudieran convertir en 12 horas.   Pues bien, iniciamos el recorrido de San Bernardo.

Como primer paso fue cruzar el Rio Mayo a través de una canastilla sostenida por gruesos cables de acero en la cual cabía un hombre en una especie de pequeño tarro y uno mas abajo sostenido en una canastilla y el conductor los impulsaba para que el carrito se deslizara sobre los cables hasta llegar al extremo del rio, que aunque era tiempo de secas, llevaba bastante e impresionante caudal.

Bien, después de hacer esa acrobacia, enfilamos a pie rumbo al poblado de nuestro objetivo, el camino que tomamos fue un Vereda utilizada por los rancheros y Guarijíos que diariamente transitan para ir a San Bernardo o viceversa, así como a sus ranchos.

En este trayecto no hay nada de terreno plano así que nos fuimos atravesando un sin número de ranchos perdidos y algunos poblados minúsculos.

Pero esos elevados cerros me obligaban algunas veces tomar un alto para realizar dos o tres respiros profundos y así recobrar fuera y proseguir entre veredas y cerros hasta llegar al poblado principal de esa región, (hablo de las estribaciones de la Sierra Madre) llamado “Burapalo”, penúltimo poblado antes de llegar a “Mesa Colorada”.

Burapalo es un lugar pequeño con caserío típico de un pueblo serrano, sus casas hechas de adobe, algunas de material de ladrillo, un dispensario médico, una tienda principal, su escuela rural y su apacible gente que reconoce inmediatamente al foráneo.

MIS ANDANZAS CON EL  GOBERNADOR

En este lugar tuvimos la suerte de encontrarnos con el gobernador de los Guarijíos llamado José Zazueta.  Fue para mí una impresión bastante emocional ya que viajé junto al líder y a la vez jefe de la comunidad que fuimos a visitar después de las presentaciones e intercambio de saludos.

Acordamos ir al pueblo Guarijio, ya para esto el que narra esta aventura no podía con su alma y cuerpo, pues después de 10 horas de caminata a través de cerros y cañadas, estaba agotado; pero me estimuló el hecho de que solamente faltaba por recorrer tres kilómetros, así que emprendimos la marcha.

! Ah! pero es que no me comentaron que tendríamos que atravesar de nuevo el impetuoso Río Mayo en esta parte del recorrido, y esta vez sin canastilla.

Al llegar a la orilla de tan grandioso rio y ver hacia su otra banda, mi objetivo final, me di valor y me ajuste a las indicaciones que el gobernador Zazueta me pasaba; nos vimos obligados a despojarnos de ropa y equipo hasta quedar en paños menores, pregunté si cruzaríamos a nado aquel nada confiable río que había acrecentado su caudal por estar en la parte alta de su nacimiento.

Lo oímos rugir al doblar en un arista de un cerro que entraba al cause.  Nos dijo José: “Lo vamos a atravesar en chilicote”. Me pregunté qué sería eso.

De uno matorrales sacó el Gobernador una  especie de tronco colocándole en uno de sus extremos varas en forma de canasta, y en medio, una vara donde asir una mano.

Colocando la ropa y equipo en la canasta nos colocamos a horcajadas en el tronco arrojándonos al río sintiendo como sorprendentemente flotaba junto con nosotros; uno solamente tenía que propulsarse con el brazo  y las piernas para llegar a la otra orilla.

Poco después me di cuenta que esta madera o árbol es muy común en la región y el Guarijio le da varios usos tales como el confeccionar utensilio de cocina, máscaras para sus danzas, etcétera. Y Así fue como llegué al poblado de mis caros anhelos.

Este reportaje se publicó en la revista Sonora Mágica el mes de enero de 1992