Por Carmen Pellat Sotomayor.  

Don Emiliano vio ia luz en Huépac el 8 de agosto de 1881, hijo d.el Capitán Adrián Maldonado y Angelita Molina. También nos narra lo siguiente: “Tengo muchos episodios difíciles.
Me aplastó una mina que trabajaba junto con Luis Bourgonia, tuve los peligros de la vida del soldado y hasta tuve la pistola en la panza”.

Su prodigiosa memoria nos hace revivir la época revolucionaria como soldado voluntario maderista, dónde con su fuerza salió a perseguir desde Huépac al jefecillo de una gavilla, conocido como “EI Tuty”; alzados que cometían tropelías en los pueblos del Río de Sonora. Nativo de Suáqui de Baviácora y sanguinario al grado de matar a quemarropa a un inocente yaqui, puesto por Don Emiliano como vigía y cuando respondía a su pregunta de que andaba haciendo ahí, con un “andamos peleando por los pobres” y agrega:
¡Claro … se soltó el tiroteo!. En su persecución estuvieron ayudados por fuerzas del gobierno loqrando coparlos en una barranca donde comían carne asada, dándoles muerte a 12 de ellos. Inclusive a un ruso que herido tuvo que matar a Pablo Maldonado al ir a levantar el campo.

Admira el valor y austucia de los yaquis que conoció, pero sobre todo a José Amarillas, por cuyos consejos y tácticas pudo él ayudar a Arizpe cuando lo sitió y tomó Isidro Escoboza (abril 4. 1911) habiendo hecho éste antes, maniobra de supuesta retirada. El yaqui ofreció perseguirlos rumbo la Mercedes, a donde decían llevaban rumbo los sediciososo: “Al cabo que con los soldados que trae conmigo tienen”.

Se emociona al decir y orgulloso exclama: “ese yaqui fue el héroe de la batalla de Celaya porque se le acabó el parque a los Maderistas y él con sus yaquis, se le echó encima a los trenes de Villa”; e insiste: “Era un general muy estricto y bastaba percibir el menor olor a licor en algún soldado para castigarlo”.
Don Emiliano tomó preso a E scoboza, llevándolo por Cumpas hasta Bacadéhuachi, y de ahí lo echó para Chihuahua, más después cuand
éste volvió, lo fusilaron otras gentes.
La Santa misa en acción de gracias por señalados favores ein la vida de don Emiliano. La celebró el Párroco Eulogio Espinoza exaltando la bondad de Dios. con sermón dicho bajo un enorme tázcali.

El Club de Leones de Arizpe le hizo entrega de una placa de reconocimiento. por manos de don Ignacio Elias M. y Profr. Rafael Rico Morales.


Don Emiliano al igual que su esposa Carmen Madero de Maldonado y su hijo Cuauhtémoc Maldonado Z , repitieron su agradecimiento a tantos familares y amigos quienes les acompañamos en tal señalada fecha.

TOMADO DE SONORA DESCONOCIDA DICIEMBRE DE 1981..