Puntual apareció la edición 131 de la Revista Sonora Mágica y Desconocida, legendaria revista que contra viento y marea, a ruegos y encargos. Pero puntual, llevando a sus lectores bonitos artículos, sobre todo un material fotográfico que impactga. Quienes han seguido esta revizta a lo largo de los años, la siguen coleccionando y comentando.
Pese a la crisis tanto económica como de valores, donde hay una indiferencia total hacia estos proyectos por parte de las autoridades de cultura, aún con todo aquín estamos saliendo avante.
Temas inéditos e ilustrativos son los que Sonora Mágica y Desconocida nos ofrece, como el caso del joven de Suáqui de Baviácora que se acababa de casar, pero lo mataron los apaches en la Piedra del Cochi.

Cuando los “apachis” secuestraron a Marcial Gallego, es otro tema apasionante. Fueron muchos los niños que los” apachis” secuestraba y a estos se les llamaba “Cautivos”,  la investigación de Czilena Demara García nos lleva a ese mundo desconcido de los depredadores que tanto daños causaron a los sonorenses.

Las Galletitas envenenadas de Aconchi, es un tema que maneja el habla popular, un caso muy sonado y triste para quienes en épocas pasadas los sufrieron. El escritor Jorge Durón Noriega abordó el tema en un libro recién publicado titulado ¡Cóme Chúcata!.

Lo túneles del Cerro Blanco en Imruis, fue parte del progreso minero del norte de Sonora, llegando la vía del tren hasta esta parte de la alta sierra. Los trabajos los supervisó el propio gobernador Ramón Corral.

En fin son varios los temas que aparecen en esta edición número 123 de Sonora Mágica y Desconocida, revista cultural que busca permanecer por muchos años más en los hogares a donde llega la buena lectura..