PIMAS DE MAYCOBA PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por COLABORACION   
Domingo 24 de Febrero de 2008 22:55

alt 

   Los pimas bajos son indígenas del noroeste de México, se les llama bajos porque existen también los pimas altos en Arizona U.S.A. y  aunque lingüísticamente están emparentados con los primeros,  cultural y geográficamente están ya muy distanciados.
   

Los pimas bajos viven  entre los estados de Sonora y Chihuahua en comunidades ubicadas dentro del municipio de Yécora como Maycoba, Los Pilares y el Kipor en plena sierra. El clima de estas regiones en general es templado y frío, en invierno la nieve alcanza un metro de altura según me cuentan.

 

 

Es difícil hablar tanto de la historia como del presente de este pueblo pues se sabe muy poco de ellos y aunque su población empieza a  aumentar (después de casi ser exterminada) estimo que no pasan de 500 los individuos  hablantes de  lengua pima. No obstante sobre la base de investigaciones arqueológicas y etnohistóricas  (apoyadas en documentos de misioneros jesuitas y franciscanos así como en informes de militares y  exploradores españoles) es posible contar con alguna información.

 

 

 

Se sabe por ejemplo que los pimas detuvieron a los apaches en sus incursiones hacia el sur, todavía hoy es posible hablar con gente pima anciana que en su niñez escucho relatos de las guerras contra los apaches por parte de gente mayor que fue contemporánea de esos acontecimientos y que vio bajar a los apaches de las colinas enfrentándose con ellos.

 

 
Pero muy probablemente, lo más notable y a la vez lo más triste del presente y pasado de este pueblo, (como de la mayoría de los grupos étnicos del noroeste de  México) ha sido la violencia sufrida durante el largo periodo de afianzamiento del poder externo sobre ellos y que ha tenido características muy precisas, por ejemplo, 

 

 la conquista española en estas regiones siguió una estrategia diferente a la del centro de México: primero se ganaban la confianza de los indígenas con la acción misionera (los misioneros tenían fuertes compromisos con los conquistadores españoles)

 

y luego venia la mano dura del gobernador y militar español que los terminaba usando entre otras cosas como mano de obra barata o gratuita en las misiones, para muestra consideremos el siguiente párrafo tomado de la descripción que el padre Pedro Méndez hizo de los antiguos pueblos pimas:

 

 

 "En lo que más he echado de ver la bondad de esta gente es en que en rancherías que tenían en algunos cerros de 20 y 30 casas abastecidas de comida y haciendillas  y alhajas suyas, sin violencia ni brazo de capitán o soldados, las han echado por el suelo y bajándose con sus familias y alhajas a vivir a los pueblos y junto a la iglesia, edificando sus casas en terrados con las maderas de las casas que deshicieron."  

  De igual manera las relaciones entre el gobierno mexicano y estos grupos indígenas han sido diferentes a las que ha entablado con los grupos indígenas del centro y sur del país, sin que por ello hayan dejado de ser relaciones de dominio y destrucción en su gran mayoría. A todo esto se suma  en la actualidad el problema del narcotrafico que ha generado un deterioro social y una angustia permanente entre la mayoría de los grupos indígenas del noroeste.alt

  En las comunidades donde viven los pimas, que son rancherías muy pequeñas, separadas por espacios montañosos muy grandes, viven también los yoris, que son los blancos, descendientes de europeos y algunos que ya mas bien son mestizos.Generalmente estos yoris se desplazan de comunidad en comunidad, en carros último modelo, con vidrios polarizados, a toda velocidad y muy al estilo americano.

 

Esto lo han sabido aprovechar muy bien los pimas porque se ponen en la carretera familias completas  a pedir "raite", de esta forma hay una circulación permanente de indígenas entre los pueblos de Yécora, Maycoba y el Kipor. Yo les he preguntado que pasa cuando no consiguen "raite" y me dicen que buscan donde quedarse o si no se van caminando pie entre los montes lo cual les implica cuando menos unas 15 horas de camino. Estos recorridos lo hacen a veces mujeres solas con sus niños o familias enteras.alt

 Un aspecto muy conocido de los pimas es la fiesta del Yúmare, aunque también las danzas pascola y del venado que otros pueblos del noroeste mexicano realizan, son parte de sus ceremonias religiosas.Tratando de rastrear algún tipo de actitud humanista entre los pimas, me encontré con un edición moderna de un diccionario de la antigua lengua pima, recopilado muy probablemente por un misionero jesuita, (hasta ahora desconocido) a finales del siglo XVI y principios del XVII.

 

Este diccionario es un poco curioso pues no esta ordenado por palabras sino por actitudes, conductas, costumbres, situaciones, etc., para las cuales se proporciona la forma en que se expresaban en pima. Así me encontré con la siguiente definición que me parece puede reflejar una actitud humanista entre los antiguos pimas:"Generoso de naturaleza y ánimo grande: gug`hipuidcama.

 

Ser generoso, liberal dicen: pima m`uniga hapurida. No tiene puesta su fe en sus alhajas, no labora en su hacienda: vusi haito maca. Lo da todo: gagarha."(Aprovecho, para agradecer al Negro, el valor heurístico que nos ha legado  (como gran intelectual humanista que también es)con  la línea de investigación que se desprende de su propuesta de rastrear actitudes y valores humanistas en todas las culturas y no solo en las que han dominado a las demás). alt

En la zona pima baja, (como también se conocen estos rumbos) confluyen también diferentes grupos y tendencias religiosas, yo tuve la oportunidad de convivir muy de cerca con los misioneros franciscanos. Esta orden viene haciendo su labor aquí desde que los jesuitas fueron expulsados en el siglo XVII, ellos los relevaron., actualmente son coordinados desde U.S.A.

 

 

Especialmente se ha venido destacando la labor del padre David, un misionero franciscano americano que ha hecho una gran labor asistencial , de rescate cultural y de identidad étnica entre los pimas. Yo no pude charlar directamente con él pues cuando yo estuve en la casa de los franciscanos en Yécora, el se encontraba en los Angeles, sin embargo logré hablar con otros padres misioneros de la orden, el padre Memo (también americano ) y el padre Anselmo, mexicano, pero formado como misionero en U.S.A.

 

 

 

Me parece que lo más interesante de nuestra platica giro en torno a dos aspectos, el primero tiene que ver con los problemas que enfrentan las ordenes religiosas como la franciscana que después  de un proyecto con tanta historia que se remonta a la edad media, se sienten  inconformes con sus logros, con problemas de "crecimiento estructural", así como de clarificación de lo que pretenden como misioneros. Aunado a esto, se ha venido dando entre las madres franciscanas (que también actúan en la región y con las que también charle) una cierta inconformidad por el dominio de los padres, ellas hablan abiertamente de un machismo, sienten que los padres lo controlan todo y que la labor del padre David con los pimas ha caído en un asistencialismo paternalista. alt

 

 

Por otro lado, los padres, coincidiendo con las madres en cuanto a la actividad del padre David ,  me decían que respetan mucho la labor del padre David, pero no ven claro como una etnia como la de los pimas pueda salir de la marginación y el atraso simplemente con la labor asistencialista, el rescate cultural o el fortalecimiento de la identidad étnica. Específicamente el padre Memo consideraba -como buen americano- que los pimas necesitaban "manejar dinero", que tal vez un banco sin intereses, o con intereses muy bajos, "solo para que funcione el banco" les pudiera servir.

 

 

 

El padre Anselmo -por su lado- decía que quizás lo que los pimas necesitaban era integrarse mas a la nación mexicana, hacerse más mestizos, para que progresaran. Finalmente yo di mi opinión, les dije que me parecía que el progreso al que supuestamente queremos invitar a los indígenas en realidad tiene tantas deficiencias que tenemos que reconocer que no estamos en situaciones de ofrecer un mundo mejor a nadie,

 

que en realidad todas las culturas incluyendo la nuestra, o la occidental  -si así queremos llamarle- han fracasado en este momento desde el punto de vista del bienestar humano. Considero, -dije-, que lo coherente es reconocer este fracaso y a partir de esto iniciar un diálogo entre todas las culturas  que permita clarificar y discutir el diseño de una nueva sociedad.

 

 

 

Al respecto el padre Memo dijo que el consideraba que ese dialogo solo tenía dos contextos posibles: el del dinero o el de Dios, y que como estaba claro que el contexto del dinero no es suficiente, había que iniciar el diálogo en el plano religioso. Yo le dije que consideraba que había un tercer contexto, y que desde mi punto de vista era el más importante:

 

 El Humanismo, específicamente el Humanismo Universalista, que al plantear el reconocimiento de actitudes humanistas en todas las culturas, permite establecer un interprete para el dialogo intercultural que ayude a clarificar, crear y discutir el proyecto de una nueva sociedad; que esto, incluso, podía ofrecer un reforzamiento a la labor del padre David con los pimasalt

 

 

 

 El padre Memo dijo (siempre en buen tono y sin apasionamiento) que sin Dios la ve difícil. El padre Anselmo en cambio, me pidió una platica sobre el humanismo con algunos de sus grupos de jóvenes que se reúnen en la iglesia (jóvenes blancos.

 

Después de esta charla me quedé pensando que en las ordenes religiosas, quizás en el momento de su creación u hoy en día, se puede vivir  una especie de momento humanista , como se puede ver en el caso de San Francisco de Asís, que cayo en cuenta de que lo importante es el servicio a la gente y no la burocracia eclesiástica….pero... hasta que punto puede ser posible una línea humanista franciscana? …parece ciencia ficción…en fin, mejor volvamos a los pimas…

 

 

 

 Ya para concluir quiero darles a conocer un cuento creado por un niño pima para concursar en un evento de niños indígenas escritores, este niño me obsequio un copia del cuento autografiada, tiene 9 años, el original esta en lengua pima:   

 

     altEL ANCIANO PIMA Y EL VENADO MÁGICO 

Había una vez un anciano pima,el último de su tribu que vivía en lo alto de un cerro con un bonito venadoque había criado desde pequeño.Alejado de las gentes vivían muy felices, hasta que un día llegaron los hombres blancos tumbaron todos los pinos y matando los animales, preocupado el anciano le decíaal venado; -si esto continúa un día acabaran con todo lo que nos queda,Que podemos hacer?

El venado le contesto:"debemos hablarles par no morir", entonces hablaron pero no entendierony un día mataron al venado y al anciano lanzándolos a una barranca,pero cuando llegaron al fondo se convirtieron en muchas raíces que no pudieron tumbar.                       

NiColás Mora Jiménez Escuela Primaria "Nueva Creación"Kipor, Yécora, Sonora,México,1999  David Sámano consejo epsilón, paz, fuerza y alegría.